Taquicardia

Descripción: La taquicardia común también llamada taquicardia auricular por paroxismo, es una alteración del ritmo normal del corazón el cual pasa de 72 latidos por minutos (en un adulto en reposo) a 120-180-200 en cuestión de unos segundos. Como resultado, el cuerpo no recibe el suficiente oxígeno y nutrientes para funcionar correctamente.

Causas: Problema congénito, enfermedades de las arterias o del corazón, estado de ansiedad o estrés, tabaquismo, falta de actividad física, abuso de estimulantes como el café, el tabaco o el alcohol, una emoción momentánea, es-fuerzo o fiebre.

Síntomas: Palpitaciones, falta de aire, mareos, cansancio, dolor en el pecho, náuseas acompañado de pánico, debilidad, sudor y desmayo.

Remedios caseros

Espino: Preparar una infusión con una cucharadita de flores secas o frescas de espino en una taza de agua la cual debe hervir por 10 minutos. Tomar dos veces al día. Esta infusión ayuda a regularizar las pulsaciones del corazón, incrementa el poder del músculo cardiaco y baja la presión arterial.

Valeriana: Elaborar una infusión con una cucharadita de valeriana seca en una taza de agua la cual debe hervir por 10 minutos. La valeriana no sólo tranquiliza a la persona sino también ayuda a regularizar el ritmo cardiaco. Se toma 1 taza preferiblemente de noche.

Madreselva: Hacer un té con flores secas de madreselva en 1 taza de agua la cual debe hervir durante 10 minutos. Tomar 2 veces al día. Es muy recomendado para los casos de taquicardia.

Cedrón: Colocar un puñado de hojas secas de cedrón en un jarro de agua que esté hirviendo. Dejar reposar y tomar. Repetir, por lo menos, dos veces diarias.

Hierbabuena: Verter tres ramas de hierbabuena en 1 taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Tomar una taza al día.

Lechuga: Verter varias hojas de le-chuga en un cuarto de litro de agua que se encuentre hirviendo. Tapar, colar y beber 3 tazas al día.

Mandarina: Tomar agua destilada de las flores de mandarina, ya que tiene propiedades antiespasmódicas.

Semillas de apio: Verter 1 cucharadita de polvo de semillas de apio en 1 taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Tomar una taza al día de esta infusión.

Nueces: Extraer las paredes leñosas internas de la cascara de cinco nueces y luego moler hasta convertirlas en un polvo fino. Colocar este polvo en 1/2 vaso de agua. Dejar hervir durante 1 minuto y retirar del fuego. Reposar durante toda la noche y después colar la infusión con un colador metálico. Beber, en ayunas, el agua con el polvo fino. La nuez contiene fósforo, magnesio y las vitaminas B y es considerado uno de los frutos secos que más fortalece el corazón.

Ejercicio: Abrir la mano y estirar los dedos al máximo. Después cerrar el puño con fuerza y apretar lo más posible por 2 segundos. Repetir la acción con ambas manos varias veces. Este ejercicio sencillo estimula el riego sanguíneo y activa el músculo cardíaco.

Cebolla: Pelar y trocear 2 cebollas grandes. Colocarla en un recipiente que contenga 2 tazas de vino blanco. Mezclar con una cucharadita de miel. Dejar macerar, en una botella de vidrio de cierre hermético por 20 días. Tomar 2 cdas. al día. La cebolla tiene propiedades hipo-tensoras que benefician al corazón.

Toronjil: Verter un puñado de toronjil y otro de anís en 1/2 litro de agua. Hervir durante 10 minutos, retirar del fuego y colar. Beber 3 tazas diarias.

Esparrago: Hervir, durante 10 minutos, 1 puñado de raíces de espárrago en medio litro de agua. Colar y tomar esa cantidad a lo largo del día.

Plantas medicinales

Melisa: En las palpitaciones de ori-gen nervioso, la melisa tiene la propiedad de tranquilizar el músculo cardíaco y restablecer el ritmo normal del corazón. Tomar una infusión de 1 cucharada por vaso de agua durante 15 minutos. 3 ó 4 vasos al día.

Ginkgo: La falta de riego del corazón por obstrucción de las arterias coronarias puede producir en casos graves infartos. Sin llegar a estos extremos la aportación de un caudal deficiente de sangre al músculo cardíaco puede producir arritmias, necesidades de una respiración más acelerada y dolor en el pecho. (Administrar entre 60 y 240 mg. diarios repartidos en 3 tomas).

Agripalma: Disminuye el nerviosismo y regulariza el pulso. (Cocción durante 6 minutos de 125 gr. de hojas secas por litro. Una taza antes de irse a dormir).

Jugos para el corazón

Este jugo disminuye los niveles de colesterol, ayuda al corazón y sistema vascular a fortalecerse y depurar la sangre contaminada, descongestiona venas, combate y previene las várices y revitaliza el corazón.

Ingredientes: 1 vaso de jugo de zanahoria fresco, 1 ajo fresco grande, 1 taza de germinado de alfalfa, 1 cucharadita de polen.

Preparación: Licuar todos los ingredientes en el vaso de jugo fresco de zanahoria. No agregar limón pues anula algunas vitaminas.

Beberlo acompañando las comidas (no combines ninguna bebida dulce con ellas).

Jugo de mango, alpiste y nuez

Este licuado es un potente antioxidante, ayuda a bajar el colesterol, a regenerar y fortalecer tejidos, a bajar de peso, a nutrir el corazón y las venas, a regular la presión y a combatir agentes causantes de enfermedades cordíacas. Tomar por las mañanas.

Ingredientes: 1 mango (se puede sustituir por papaya), 100 ml de leche de alpiste, 1/2 taza de yogurt natural casero sin azúcar, 2 cucharadas de miel o las que guste, media cucharadita de levadura de cerveza.

Preparación: Remojar dos cucharadas de alpiste en un vaso de agua durante toda la noche. En la mañana, tirar el agua de remojo y lavar el alpiste con agua pura. Licuar el alpiste en un vaso de agua pura. Colar y licuar esta leche con el resto de los ingredientes.

Contenidos Relacionados

Descripción: Son heridas abiertas generalmente poco profundas. Existen diferentes tipos de úlceras: Las gástricas o pépticas (que afectan el revestimiento del estómago, las duodenales (que afectan la parte superior del intestino delgado) y las úlceras del esófago (relacionadas al reflujo).

Descripción: Son venas hinchadas a causa de una acumulación anormal de sangre producida por una debilidad en las paredes de las venas superficiales. Esta debilidad hace que las venas se estiren y se dilaten, de manera que la sangre se acumula fácilmente cuando una persona permanece de pie durante mucho tiempo. Este proceso se da habitual-mente en las venas de las piernas y las mujeres son más propensas a padecerlo

Descripción: Son pequeños crecimientos en la piel por lo regular indoloros causados por un virus, llamado virus del papiloma humano (VPH). La mayoría, aunque no todas, son generalmente inofensivas. Las verrugas pueden ser deformantes y causar vergüenza. Algunas veces, pican o duelen (particularmente en los pies). Algunas verrugas se propagan a través de la actividad sexual.

Descripción: La tuberculosis es una enfermedad muy aguda e infecciosa, causada por el bacilo de Koch, que involucra básicamente los pulmones, aunque también puede afectar cualquier órgano del cuerpo como los riñones, los intestinos y hasta los huesos. Las personas infectadas con el virus del SIDA son más vulnerables, ya que sus sistemas inmunológicos no cuentan con la resistencia necesaria para combatir la enfermedad.

Descripción: Los calores o sofocos de la menopausia son causados por la disminución súbita en la concentración de estrógenos lo que dilata los vasos sanguíneos aumentando la irrigación sanguínea y la temperatura durante 30 segundos hasta cinco minutos. La menopausia comienza con cambios en el ciclo menstrual (algunos períodos más cortos o más largos) hasta que las menstruaciones cesan definitivamente.

Descripción: Es la inflamación de las cavidades que se encuentran alrededor de los huesos de la nariz. A su vez, al bloquearse el canal que las drena, se acumula la mucosa y provoca una presión dolorosa.

Causas: Suele ser una complicación de una infección viral como un resfriado, en cuyo caso se le conoce como sinusitis aguda. La sinusitis crónica es efecto de la contaminación, problemas dentales, fumar, males a los huesos de la nariz, estrés, alergias o defensas bajas.

Descripción: Se caracteriza por una inflamación de las membranas interna o mucosa de las fosas nasales.