Fiebre

Descripción: Es la elevación de la temperatura corporal, usualmente como un mecanismo de defensa del organismo. Es moderada si va hasta los 38.5 °C; es considerada alta hasta los 40.5 C y muy alta, hasta 42 °C.

Causas: Respuesta inmunológica a una infección bacteriana, viral o de hongos, parásitos, deshidratación, ejercicio extremo y cáncer.

Síntomas: Latidos cardíacos acelerados, sudoración intensa al bajar la fiebre, debilidad corporal, escalofríos.

Remedios caseros

Clavo de olor: Tomar la infusión de 1 cucharadita de clavo en polvo en 1 taza de agua caliente.

Mango: Tomar jugo de mango.

Pepino: Tomar jugo recién exprimido del fruto fresco.

Piña: Cortar rodajas de piña, sumergir en vinagre y aplicar sobre el vientre.

Limón: Tomar el jugo con agua caliente y miel.

Te de hierbas: Beber una infusión hecha con una cucharada de tomillo y de manzanilla, todo seco. Estos ingredientes deben ser mezclados en una taza de agua hirviendo durante 5 minutos. Se cuela y se bebe tibia varias veces durante el día.

Salvia: Elaborar una infusión de 25 gr. de hojas frescas de salvia, 5 gr. de miel y 3 cucharadas de jugo puro de limón. Se añade todos los ingredientes en 1 taza de agua la cual debe hervir por unos 10 minutos.

Paños de agua: Aplicar paños de agua fresca en la frente y cambiarlo tan pronto como se caliente.

Melón: Preparar 1 jugo curativo para bajar la fiebre con medio melón picado el cual debe ser licuado sin agregar agua y debe ser tomado de inmediato.

Alcanfor: Verter en un litro de agua 7 pastillas de alcanfor y, después de 1/2 hora, empapar un paño de algodón con esta preparación. Frotar éste por todo el cuerpo en especial sobre la cabeza. Repetir esta acción las veces necesarias.

Borraja: Hervir, durante 3 minutos, un manojo de hojas frescas de borraja en 1 litro de agua. Retirar del fuego y dejar refrescar. Luego, friccionar suavemente el cuerpo del enfermo con esta loción y después dar un masaje en la planta de los pies con una mezcla calmante elaborada con unas gotas de aceites esenciales de eucalipto y lavanda disueltos en una cucharada de aceite de oliva.

Cebolla: Cortar una cebolla grande en rebanadas y luego colocarlas en un recipiente que contenga vinagro. Después de 15 minutos, sujetar las rebanadas con vendas a las plantas de los pies.

Cebada y limón: Verter en 1 litro de agua hirviendo la cascara de un limón y 2 cucharadas de cebada. Tapar y dejar en reposo durante 12 horas. Pasado ese tiempo, colar y endulzar al gusto. Este remedio resulta ideal para reponer los líquidos que se pierden despues que se suda la fiebre.

Angélica: Hervir 2 cucharadas de raíces de angélica en una taza de agua y agregar a la infusión, para mejorar su sabor, el zumo de dos limones y un poco de miel.

Ajenjo: Calentar 5 gramos de polvo de ajenjo en medio litro de agua. Llevar a ebullición, retirar y dejar enfriar. Tomar 1 taza una hora antes de cada comida. (Este remedio no es recomendado para las mujeres embarazadas).

Canela: Verter 1 cucharadita de canela en polvo en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar por 3 minutos. Después colar y endulzar una cucharadita de miel. Tomar una taza cada hora.

Plantas medicinales

Cedrón: Agregar de 5 a 20 gr. de hojas a 1 It. de agua hirviendo. Sacar del fuego y dejar reposar. Tomar la infusión.

Ortiga: Agregar 50 gr. de flores a 1 litro de agua hirviendo. Retirar del fuego y dejar reposar 20 min. Colar y servir.

Calabaza: Hervir un puñado y medio de hojas de calabaza por litro de agua durante 10 minutos. Dejar reposar por media hora. Tomar cuatro tazas al día.

Verbena: Infusión de una cucharadita de planta seca por taza de agua durante 10 min. Beber 2 o tres tazas al día.

Café: La infusión de hojas de café resulta adecuada para reducir la fiebre.

Kion: Infusión de una cucharadita de la raíz seca por vaso de agua. Tomar un par de vasos al día. Añadir el zumo de medio limón para potenciar su valor.

Genciana: Decocción de media cucharadita de raíz seca por taza de agua.  Un par de tazas al día.

Orégano: Infusión de 1 cucharadita de flores secas por taza de agua. Dejar reposar media hora y tomar caliente un par de tazas al día.

Saúco: Las flores en infusión constituyen un buen sudorífico que contribuye para aliviar la tos o reducir la fiebre.

Tomillo: Tomar tres tazas al día con la infusión de una cucharadita de flores secas por taza. También se puede tomar el jarabe realizado con una cucharada de tomillo y dos de manzanilla en 1 litro de agua hasta que quede reducido a 1/3.  Endulzar y tomar 3 cucharaditas al día.

Violeta: Infusión de una cucharada de flores secas por litro de agua. Beber de 2 a 4 tazas diarias.

Eucalipto: Mojar un paño con gotas de aceite esencial y aplicar sobre la piel.

Menta: Infusión de una cucharadita de planta seca. Tomar 2 tazas al día.

Manzana: Decocción de 60 gr. por litro de agua durante 15 minutos. Colar y tomar 2 vasos al día.

Consejos para la fiebre

Beber muchos líquidos. Si se tiene diarrea, la pérdida es todavía mayor. Es necesario tomar agua, sopa, jugos. Evite los refrescos de cola, té negro o café, ya que son diuréticos.   

Comer alimentos en caso de diarrea como pan tostado, galletas, avena, plátanos, budín y puré de manzana.

Es mejor mantenerse con ropa ligera y dormir cubierto por 1 sábana o manta ligera.

Debido a que la liebre es un síntoma y no una enfermedad resulta vital identificar sus causas y determinar si es necesario acudir o no a un médico.  Controlar la temperatura.

Contenidos Relacionados

Descripción: Son heridas abiertas generalmente poco profundas. Existen diferentes tipos de úlceras: Las gástricas o pépticas (que afectan el revestimiento del estómago, las duodenales (que afectan la parte superior del intestino delgado) y las úlceras del esófago (relacionadas al reflujo).

Descripción: Son venas hinchadas a causa de una acumulación anormal de sangre producida por una debilidad en las paredes de las venas superficiales. Esta debilidad hace que las venas se estiren y se dilaten, de manera que la sangre se acumula fácilmente cuando una persona permanece de pie durante mucho tiempo. Este proceso se da habitual-mente en las venas de las piernas y las mujeres son más propensas a padecerlo

Descripción: Son pequeños crecimientos en la piel por lo regular indoloros causados por un virus, llamado virus del papiloma humano (VPH). La mayoría, aunque no todas, son generalmente inofensivas. Las verrugas pueden ser deformantes y causar vergüenza. Algunas veces, pican o duelen (particularmente en los pies). Algunas verrugas se propagan a través de la actividad sexual.

Descripción: La tuberculosis es una enfermedad muy aguda e infecciosa, causada por el bacilo de Koch, que involucra básicamente los pulmones, aunque también puede afectar cualquier órgano del cuerpo como los riñones, los intestinos y hasta los huesos. Las personas infectadas con el virus del SIDA son más vulnerables, ya que sus sistemas inmunológicos no cuentan con la resistencia necesaria para combatir la enfermedad.

Descripción: La taquicardia común también llamada taquicardia auricular por paroxismo, es una alteración del ritmo normal del corazón el cual pasa de 72 latidos por minutos (en un adulto en reposo) a 120-180-200 en cuestión de unos segundos. Como resultado, el cuerpo no recibe el suficiente oxígeno y nutrientes para funcionar correctamente.

Descripción: Los calores o sofocos de la menopausia son causados por la disminución súbita en la concentración de estrógenos lo que dilata los vasos sanguíneos aumentando la irrigación sanguínea y la temperatura durante 30 segundos hasta cinco minutos. La menopausia comienza con cambios en el ciclo menstrual (algunos períodos más cortos o más largos) hasta que las menstruaciones cesan definitivamente.

Descripción: Es la inflamación de las cavidades que se encuentran alrededor de los huesos de la nariz. A su vez, al bloquearse el canal que las drena, se acumula la mucosa y provoca una presión dolorosa.

Causas: Suele ser una complicación de una infección viral como un resfriado, en cuyo caso se le conoce como sinusitis aguda. La sinusitis crónica es efecto de la contaminación, problemas dentales, fumar, males a los huesos de la nariz, estrés, alergias o defensas bajas.