Callosidades

Descripción: Son capas de piel engrosadas causadas por la repetitiva presión o fricción. Las callosidades son más frecuentes en las manos y en las plantas de los pies. Ni los callos ni las callosidades son afecciones graves.

Causas: Los callos y las callosidades son causados por presión o fricción en la piel. Un callo es piel engrosada que se forma en la parte de arriba o en un lado de un dedo del pie, generalmente por el calzado que no ajusta bien. El engrasamiento de la piel es una reacción protectora; por ejemplo, los granjeros o remeros tienen callosidades en las manos que impiden que desarrollen ampollas dolorosas.

Síntomas: La piel está endurecida y gruesa. La piel puede ser escamosa y seca. Se encuentran áreas de piel gruesa y endurecida en manos, pies u otras áreas que pueden sufrir fricción o presión.

Remedios caseros

Piedra pómez, cebolla y árnica: El remedio más tradicional consiste i en rascarlos suavemente con una piedra pómez, luego frotarlos con una cebolla cruda cortada por la mitad y finalmente colocarle encima unas gotas de tintura de árnica.

Ajo: Este remedio tradicional consiste en colocar sobre el callo un diente de ajo machacado (o puede combinarlo con el aceite de oliva lo cual favorece su reblandecimiento y desaparición. Al final debe cubrir con tela.

Aspirina y limón: Otra forma de combatir los callos es elaborando una pasta al triturar 5 ó 6 aspirinas y mezclarlas con una cucharada de agua y jugo de limón el cual debe colocarse sobre los callos y envolverlos en una toalla caliente por 10 minutos. El calor hará que la pasta penetre y suavice los callos. Finalmente, rásquelos con una piedra pómez. De esta forma, podrán desprenderse con más facilidad.

Puerro y vinagre: Hacer macerar, aproximadamente por 24 horas, varias hojas de puerro en vinagre de vino, y aplicarlas sobre el callo, que se extirpará luego con suavidad con un instrumento no cortante y desinfectado.

Caléndula: Aplicar, 2 ó 3 veces al día, una pomada a base de pétalos de caléndula el cual suaviza pronto el tejido y actúa como antiinflamatorio.

Aceite de ricino: Frotar aceite de ricino o de castor sobre los callos dos veces al día.

Manzanilla: Remojar los pies en una infusión de cuatro cucharadas de manzanilla en un litro de agua lo cual alivia y suaviza la piel endurecida.

Vitamina E: Remojar, antes de ir a dormir, los pies en agua tibia y después romper una cápsula de vitamina E. Aplicar en los talones con callos y grietas frotándolo suavemente.

Pan y vinagre: Colocar encima una miga de pan que habrá estado empapada en vinagre durante dos días. El emplasto se sujeta con un pañuelo a lo largo de tres noches. No olvidar sumergir el pie en una palangana con agua tibia, antes de la aplicación del vinagre, para suavizar el callo y para que éste salga más fácilmente.

Higo: Cortar un higo fresco y extraer su pulpa. Pegar la pulpa, antes de acostarse, al callo con cinta adhesiva y mantener así durante toda la noche. En la mañana, retirar la cinta y remojar el área del callo con agua tibia a caliente. Después de media hora, tratar de retirar el callo con una piedra pómez.

Espinaca: Envolver 40 gr de hojas de espinaca previamente lavadas y machacar en una venda de gasa. Aplicar, a modo de cataplasma, en la zona afectada. Dejar puesta por 20 minutos y después retirar. Repetir este remedio casero por varios días hasta sentir que el callo se ha suavizado.

Plantas medicinales

Nota Importante: Se trata de tratamientos muy agresivos por la naturaleza abrasiva de los componentes usados. Es importante aplicarlos solamente en la parte afectada de la piel, protegiendo el resto de la misma del alcance del producto. Una vez aplicado el tratamiento, se deberá tapar la parte afectada con una gasa y esparadrapo evitando que el contenido alcance las partes sanas que rodean la zona afectada.

Piña: La capacidad de la bromelina de la piña para disolver las proteínas puede ser aprovechada externamente para la eliminación de los callos. Para ello debe aplicarse un trozo de cascara de pina sobre el callo de tal manera que la parte tierna toque al callo, sin que afecte a la piel sana, durante toda la noche. Por la mañana se retira y se lava con agua caliente. Aplicar varias veces en caso de que le cueste desaparecer. El mismo tratamiento puede realizarse con la carne de la papaya.

Higuera: Aplicar sobre el callo el jugo blanquecino y lechoso de las hojas.

Pampajarito: Cataplasma de planta machacada aplicada sobre el callo.

Recomendaciones

- No se corte un callo.  Existen un las farmacias una gran cantidad de utensilios para cortar los callos, pero se aconseja no emplearlos, ya que se expondría a una infección y hasta una hemorragia.

- Ponga almohadillas en los zapatos.  Se puede obtener alivio temporal de sus callos si se usa almohadillas de algodón que lo protejan del contacto o roce con el zapato.

Si tiene callos entre los dedos de los pies, manténgalos separados con algodón y además, ponga polvos de bebé, para ayudar a absorber la humedad.

- Pruébese los zapatos varias veces en la tienda antes de comprarlo.  Observe que exista suficiente espacio (1/2 cm.) entre el dedo más largo del pie y la punta de zapato.

- Compre zapatos de tacones muy bajos si son de uso diario.  Escoger un material suave y flexible que permita que el pie traspire.

- No permita que sus zapatos sean usados por otra persona.  No use el mismo zapato todos los días.  Se aconseja alternarlos.

- Buscar ayuda profesional para tratar los callos si es diabético o si se tiene problemas de percepción sensorial.

Contenidos Relacionados

Descripción: Son heridas abiertas generalmente poco profundas. Existen diferentes tipos de úlceras: Las gástricas o pépticas (que afectan el revestimiento del estómago, las duodenales (que afectan la parte superior del intestino delgado) y las úlceras del esófago (relacionadas al reflujo).

Descripción: Son venas hinchadas a causa de una acumulación anormal de sangre producida por una debilidad en las paredes de las venas superficiales. Esta debilidad hace que las venas se estiren y se dilaten, de manera que la sangre se acumula fácilmente cuando una persona permanece de pie durante mucho tiempo. Este proceso se da habitual-mente en las venas de las piernas y las mujeres son más propensas a padecerlo

Descripción: Son pequeños crecimientos en la piel por lo regular indoloros causados por un virus, llamado virus del papiloma humano (VPH). La mayoría, aunque no todas, son generalmente inofensivas. Las verrugas pueden ser deformantes y causar vergüenza. Algunas veces, pican o duelen (particularmente en los pies). Algunas verrugas se propagan a través de la actividad sexual.

Descripción: La tuberculosis es una enfermedad muy aguda e infecciosa, causada por el bacilo de Koch, que involucra básicamente los pulmones, aunque también puede afectar cualquier órgano del cuerpo como los riñones, los intestinos y hasta los huesos. Las personas infectadas con el virus del SIDA son más vulnerables, ya que sus sistemas inmunológicos no cuentan con la resistencia necesaria para combatir la enfermedad.

Descripción: La taquicardia común también llamada taquicardia auricular por paroxismo, es una alteración del ritmo normal del corazón el cual pasa de 72 latidos por minutos (en un adulto en reposo) a 120-180-200 en cuestión de unos segundos. Como resultado, el cuerpo no recibe el suficiente oxígeno y nutrientes para funcionar correctamente.

Descripción: Los calores o sofocos de la menopausia son causados por la disminución súbita en la concentración de estrógenos lo que dilata los vasos sanguíneos aumentando la irrigación sanguínea y la temperatura durante 30 segundos hasta cinco minutos. La menopausia comienza con cambios en el ciclo menstrual (algunos períodos más cortos o más largos) hasta que las menstruaciones cesan definitivamente.

Descripción: Es la inflamación de las cavidades que se encuentran alrededor de los huesos de la nariz. A su vez, al bloquearse el canal que las drena, se acumula la mucosa y provoca una presión dolorosa.

Causas: Suele ser una complicación de una infección viral como un resfriado, en cuyo caso se le conoce como sinusitis aguda. La sinusitis crónica es efecto de la contaminación, problemas dentales, fumar, males a los huesos de la nariz, estrés, alergias o defensas bajas.