Quemaduras

Descripción: Es un tipo de lesión que se produce en la piel, e incluso en tejidos inferiores, causado por diferentes factores como el calor (contacto con llamas, líquidos o superficies calientes, radiación solar etc.), el frío, químicos (lejías, ácidos) y la electricidad. Según la intensidad, las quemaduras se pueden clasificar en tres formas: de primero, segundo y tercer grado.

Causas: Quemaduras producidas por calor (líquidos calientes, cortocircuitos eléctricos, planchas, calentadores), por productos químicos (productos ácidos o corrosivos), por el sol, por emanación o inhalación de sustancias gaseosas calientes o tóxicas.

Síntomas: Dolor, enrojecimiento, escozor, piel negra o blanca que se separa, aparición de zonas inflamadas o con ampollas, cambios en el tono de la voz, mucosidades sucias, problemas de respiración, fiebre y, en casos graves, shock.

Remedios caseros

SÁBILA: Cortar un pedazo de una hoja fresca de aloe vera o sábila, aplicar di-rectamente su pulpa sobre la zona afectada o, si se prefiere, mediante una gasa.

Papa: Limpiar, pelar y cortar media papa en láminas. Luego dejar enfriar en el congelador. Aplastar con el tenedor hasta formar una pasta que se pondrá sobre la quemadura con una venda. Cambiar 3 veces al día

Miel: Aplicar una capa generosa de miel sobre la que-madura. La miel ejerce efecto analgésico y antibacterial.

Aceite de oliva: Extender aceite de oliva sobre la zona quemada, y luego rociar por encima un poco de sal marina. Al principio, se sentirá cierto ardor, pero merece la pena, ya que evita la aparición de la molesta ampolla. Proteger con una gasa y esparadrapo.

Yogurt: Aplicar yogurt natural sobre las quemaduras pequeñas, ya que favorece su cicatrización y su curación.

Aceituna: Elaborar una pasta con aceitunas machacadas en un mortero. Extenderla sobre un trapo limpio y aplicar sobre la zona afectada lo cual aliviará el escozor y evitará las ampollas.

Lechuga: Limpiar un par de hojas de lechuga, cortarlas muy fino y agregar unas gotas de aceite de oliva. Aplicar sobre la piel afectada sujetas con una gasa. Dejar actuar durante 2 horas y repetir el proceso en caso necesario.

Vitamina E: Abrir 1 cápsula de vitamina E y extender su contenido sobre la piel irritada lo cual ayudará a evitar la formación de cicatrices.

Hierbas: Utilizar un puñado de flores de caléndula, otro de hojas de llantén, una cucharada de cera virgen y tres de aceite de oliva virgen. Luego, freír en una sartén el aceite de oliva junto con las flores de caléndula y de llantén. Colar y agregar la cera virgen. Aplicar 3 veces al día sobre la quemadura.

Maravilla: Tomar 1 puñado de flores frescas de maravilla, limpiarlas y colocarlas sobre la zona afectada.

Melisa: Tomar un puñado de hojas de melisa, limpiar bien y macharlas con el fin de extraer su jugo. Extender éste sobre 1 gasa el cual se colocara en la zona afectada. Repetir 3 veces el mismo día.

Huevo: Aplicar directamente la ciara de un huevo sobre la quemadura y dejar actuar durante media hora. Así se impedirá que la piel se deshidrate.

Almendra: Rallar un puñado de almendras y poner, a modo de emplasto, sobre el área con la quemadura leve.

Hierbabuena: Extraer el jugo de un puñado de yerbabuena. Combinar con un poco de agua fría. Aplicar, con 1 gasa esterilizada, sobre el área quemada.

Cebolla: Aplicar la piel transparente de la cebolla sobre una quemadura pequeña para evitar que se ampolle.

Leche: Mojar 1 gasa en leche fría y aplicar sobre el área quemada por el sol durante 1 /2 hora. Repetir cada 2 horas.

Salvia: Lavar el área quemada por el sol con una infusión de salvia que se encuentre bien fría.

Melón: Extraer la pulpa de 1/2 melón, sin pepitas, aplastar con un tenedor y aplicar, mediante una gasa, durante 10 minutos sobre la piel enrojecida.

Tomate: Mezclar 2 cdtas. de jugo de tomate y una pizca de bicarbonato y aplicar en la zona quemada. Dejar 3 horas.

Plantas medicinales

Llantén: La aplicación de una cataplasma realizada con hojas frescas machacadas aplicadas sobre una quemadura, alivia el dolor y ayudan a regenerar la piel.

Verbena: Infusión de una cucharada y media de planta seca, lavar la zona afectada con la preparación.

Vulneraria: Se utiliza la decocción de las hojas frescas. Aplicar una gasa esterilizada mojada con la decocción de las hojas frescas sobre la zona quemada.

Zanahoria: Ayuda a la cicatrización de la quemadura y previene su infección.  Rayar una zanahoria y aplicarla directamente sobre la quemadura.

Lavanda: Ayuda a desinfectar las heridas y quemaduras, favorecen su cicatrización y disminuyen el escozor. Lavar la zona afectada con el líquido resultante de la infusión durante 10 min. de 1 cucharada de flores secas por vaso de agua.

Lino: Aplicar aceite de linaza sobre la zona afectada, tapándola luego con una venda limpia.

Manzana: Aplicar pulpa de manzana en forma de cataplasma sobre la quemadura. Cambiar cada cuarto de hora.

Col: Machacar las hojas frescas y aplicarlas en forma de cataplasma sobre la zona afectada de la piel. Cambiar cada cuarto de hora.

Avena: Realizar una cataplasma de harina de avena con agua y aplicar sobre la quemadura.

Recomendaciones

Elevar las piernas. Si tiene las piernas quemadas y los pies hinchados.

No raspar la piel, cuando se bañe.

Para dormir debe espolvorear talco en las sábanas para reducir al mínimo la raspadura y la fricción.

Si aparecen ampollas, no se deben abrir, ya que podrían causar una infección.

Usar protector solar, y evitar exponerse al sol sin protección entre las 10 am y las 3 pm.

Contenidos Relacionados

Descripción: Son heridas abiertas generalmente poco profundas. Existen diferentes tipos de úlceras: Las gástricas o pépticas (que afectan el revestimiento del estómago, las duodenales (que afectan la parte superior del intestino delgado) y las úlceras del esófago (relacionadas al reflujo).

Descripción: Son venas hinchadas a causa de una acumulación anormal de sangre producida por una debilidad en las paredes de las venas superficiales. Esta debilidad hace que las venas se estiren y se dilaten, de manera que la sangre se acumula fácilmente cuando una persona permanece de pie durante mucho tiempo. Este proceso se da habitual-mente en las venas de las piernas y las mujeres son más propensas a padecerlo

Descripción: Son pequeños crecimientos en la piel por lo regular indoloros causados por un virus, llamado virus del papiloma humano (VPH). La mayoría, aunque no todas, son generalmente inofensivas. Las verrugas pueden ser deformantes y causar vergüenza. Algunas veces, pican o duelen (particularmente en los pies). Algunas verrugas se propagan a través de la actividad sexual.

Descripción: La tuberculosis es una enfermedad muy aguda e infecciosa, causada por el bacilo de Koch, que involucra básicamente los pulmones, aunque también puede afectar cualquier órgano del cuerpo como los riñones, los intestinos y hasta los huesos. Las personas infectadas con el virus del SIDA son más vulnerables, ya que sus sistemas inmunológicos no cuentan con la resistencia necesaria para combatir la enfermedad.

Descripción: La taquicardia común también llamada taquicardia auricular por paroxismo, es una alteración del ritmo normal del corazón el cual pasa de 72 latidos por minutos (en un adulto en reposo) a 120-180-200 en cuestión de unos segundos. Como resultado, el cuerpo no recibe el suficiente oxígeno y nutrientes para funcionar correctamente.

Descripción: Los calores o sofocos de la menopausia son causados por la disminución súbita en la concentración de estrógenos lo que dilata los vasos sanguíneos aumentando la irrigación sanguínea y la temperatura durante 30 segundos hasta cinco minutos. La menopausia comienza con cambios en el ciclo menstrual (algunos períodos más cortos o más largos) hasta que las menstruaciones cesan definitivamente.

Descripción: Es la inflamación de las cavidades que se encuentran alrededor de los huesos de la nariz. A su vez, al bloquearse el canal que las drena, se acumula la mucosa y provoca una presión dolorosa.

Causas: Suele ser una complicación de una infección viral como un resfriado, en cuyo caso se le conoce como sinusitis aguda. La sinusitis crónica es efecto de la contaminación, problemas dentales, fumar, males a los huesos de la nariz, estrés, alergias o defensas bajas.