Hemorragia nasal

Descripción: Es la ruptura de los diminutos vasos sanguíneos que se encuentran al interior de la nariz, provocando la expulsión de sangre. Es común que se presente eventualmente.

Causas: Aparecen por sonarse fuerte o hurgarse mucho la nariz. También debido a una infección, lesión en la mucosa, sequedad y formación de costras en la zona nasal. Puede producirse, además, por presión alta.

Síntomas: Expulsión espontánea de sangre por la nariz, costras al romperse botan sangre.

Remedios caseros

Comino: Macerar el comino en vinagre y aplicar sobre la zona afectada.

Perejil: Machacar hojas de perejil, hacer una bolita y poner dentro de la nariz.

Pan: Poner pan recién hecho sobre la herida sangrante, siempre y cuando esta sea superficial.

Presión: Presionar con los dedos la nariz (en su parte blanda) y respirar, lentamente, por la boca.

Paños fríos: Aplicar paños fríos sobre la frente y la nuca, ya que el frío, especialmente sobre las vértebras cervicales, excita el sistema nervioso simpático, lo que provoca la contracción de los vasos sanguíneos.

Limón: Empapar bolas de algodón en jugo de limón y colocarlos dentro de los orificios nasales. Cambiarlos después de media hora.

Ortiga: Preparar un té de ortigas. Para ello, se debe echar 3 cucharadas grandes de ortigas secas en un vaso de agua hirviendo y dejar que repose durante 5 minutos. Mojar un algodón con esta infusión y colocarlo dentro de la fosa nasal sangrante.

Vinagre: Taponar el lado sangrante con un algodón humedecido en vinagre blanco cuyo ácido cauteriza suavemente

Te de hierbas: Mezclar en cantidades de 20 gr. de ciprés, bolsa de pastor, cola de caballo y anís verde, por medio litro de agua. Hervir durante 3 minutos, dejar en infusión y colar. Empapar un algodón y aplicar sobre la fosa nasal, manteniendo la cabeza inclinada hacia atrás durante unos minutos.

Cebolla: Picar en pedacitos pequeños media cebolla y mezclar con perejil previamente cortado. Hacer un tapón que se colocará en la fosa nasal que sangra. Luego, frotar la frente con un paño empapado en alcohol.

Cola de caballo: Verter un puñado de cola de caballo en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar, colar y cuando esté fresco, lavar la nariz con este cocimiento.

Alfalfa: Calentar varias hojas de alfalfa y luego colocar, a modo de emplasto, en la entrada de la fosa nasal que presenta la hemorragia.

Hierbabuena: Poner hojas de hierbabuena frescas y lavadas en las fosas nasales y la sangre dejará de fluir.

Menta: Hervir 2 cucharadas de menta en una taza de agua durante 5 minutos. Tomar esta infusión la cual favorece la coagulación inmediata de la sangre resultando muy eficaz para las hemorragias nasales.

Presión: Colocar un pañuelo entre la parte interna del labio superior y la encía del mismo lado donde se tiene la hemorragia. Presionar ligeramente.

Plantas medicinales

Geranio; Sumergir una tela limpia en una infusión de geranio y colocarla en la zona afectada.

Molle: Hervir a fuego lento 10 gr. De frutos en 1 litro de agua, durante 5 minutos. Dejar reposar y colar. Hacer lavados con el cocimiento.

Milenrama: Su riqueza en taninos, así como el camazuleno, la apigenina, y la luteolina, le confieren propiedades le confieren propiedades astringentes. El polvo de esta planta aspirado por la nariz ayuda a prevenir el sangrado nasal. Aspirar una pizca de polvo de la planta. Infusión de 1/2 cucharadita de esta planta por vaso de agua. Beber 1 taza al día.

Roble: Machacar un pedazo de corteza seca de roble en un mortero, triturarla con el molinillo y aspirar una pequeña pizca por la nariz.

Ciprés: Inhalación de los vapores de agua caliente en la que se han añadido unas 7 gotas de aceite esencial de ciprés por litro de agua.

Saúco: Otro árbol con probadas propiedades astringentes. Machacar unas hojas secas hasta convertirlas en polvo. Introducir una pizca en la fosa nasal.

Limonero: Mojar un algodón con zumo de limón e introducirlo en la nariz que sangra. Mantenerlo en su interior unos 20 minutos.

Ortiga: Aplicar el zumo de ortiga en el interior de las fosas nasales ayuda a detener el sangrado.

Perejil: El jugo de perejil fortalece las paredes de los pequeños capilares de la nariz y ayuda a prevenir su ruptura. Mojar un algodón con el jugo de perejil e introducir en la nariz.

Sello de oro: Aplicar tintura de sello de oro sobre la nariz para detener el sangrado.

Vid roja: El polvo obtenido al machacar unas hojas secas puede utilizarse como astringente para detener las hemorragias nasales. Machacar unas hojas secas hasta reducirlas a polvo y aspirar poco.

Cola de caballo: Para uso interno utilizar la decocción durante 30 minutos de 100 gr. de la planta seca por litro de agua. Tomar tres tazas al día.

Ortiga: Zumo de la planta fresca, obtenido machacando la planta y tamizando la pulpa. Tomar media taza al día, dividida por la mañana y la noche (uso interno).

Alfalfa: Beber 50 gramos diarios repartidos en dos tomas de jugo fresco de las hojas (uso interno).

Contenidos Relacionados

Descripción: Son heridas abiertas generalmente poco profundas. Existen diferentes tipos de úlceras: Las gástricas o pépticas (que afectan el revestimiento del estómago, las duodenales (que afectan la parte superior del intestino delgado) y las úlceras del esófago (relacionadas al reflujo).

Descripción: Son venas hinchadas a causa de una acumulación anormal de sangre producida por una debilidad en las paredes de las venas superficiales. Esta debilidad hace que las venas se estiren y se dilaten, de manera que la sangre se acumula fácilmente cuando una persona permanece de pie durante mucho tiempo. Este proceso se da habitual-mente en las venas de las piernas y las mujeres son más propensas a padecerlo

Descripción: Son pequeños crecimientos en la piel por lo regular indoloros causados por un virus, llamado virus del papiloma humano (VPH). La mayoría, aunque no todas, son generalmente inofensivas. Las verrugas pueden ser deformantes y causar vergüenza. Algunas veces, pican o duelen (particularmente en los pies). Algunas verrugas se propagan a través de la actividad sexual.

Descripción: La tuberculosis es una enfermedad muy aguda e infecciosa, causada por el bacilo de Koch, que involucra básicamente los pulmones, aunque también puede afectar cualquier órgano del cuerpo como los riñones, los intestinos y hasta los huesos. Las personas infectadas con el virus del SIDA son más vulnerables, ya que sus sistemas inmunológicos no cuentan con la resistencia necesaria para combatir la enfermedad.

Descripción: La taquicardia común también llamada taquicardia auricular por paroxismo, es una alteración del ritmo normal del corazón el cual pasa de 72 latidos por minutos (en un adulto en reposo) a 120-180-200 en cuestión de unos segundos. Como resultado, el cuerpo no recibe el suficiente oxígeno y nutrientes para funcionar correctamente.

Descripción: Los calores o sofocos de la menopausia son causados por la disminución súbita en la concentración de estrógenos lo que dilata los vasos sanguíneos aumentando la irrigación sanguínea y la temperatura durante 30 segundos hasta cinco minutos. La menopausia comienza con cambios en el ciclo menstrual (algunos períodos más cortos o más largos) hasta que las menstruaciones cesan definitivamente.

Descripción: Es la inflamación de las cavidades que se encuentran alrededor de los huesos de la nariz. A su vez, al bloquearse el canal que las drena, se acumula la mucosa y provoca una presión dolorosa.

Causas: Suele ser una complicación de una infección viral como un resfriado, en cuyo caso se le conoce como sinusitis aguda. La sinusitis crónica es efecto de la contaminación, problemas dentales, fumar, males a los huesos de la nariz, estrés, alergias o defensas bajas.