Infraestructura y Obras Públicas

En esta administración se concluyeron y entregaron 512 km. de asfalto, que completaron en un año y ocho meses de gestión, obra; comenzadas en los gobiernos de Banzer, Quiroga y Sánchez de Lozada y se iniciaron obras y firmaron contratos por 635 km. más. Un total de 1.147 km. de carreteras asfaltadas.

En diciembre de 2003 una riada derribó el puente Gumucio en el Chapare, el mayor de la carretera Cochabamba-Santa Cruz, la principal del país. El 3 de noviembre de 2004, Mesa Gisbert entregó el nuevo puente de 320 mts. tras solo siete meses de trabajo. Entre sus principales obras se debe mencionar el tramo Tarapaya-Ventilla (134 Km.) que concluyó la ruta Oruro-Potosí y unió por primera vez por asfalto la sede gobierno con la capital del país. Abapó-Camiri (153 km.), completando el asfalto de la carretera Santa Cruz-Yacuiba. La Mamora km. 19 (93 km.) que unió por asfalto Tarija con Bermejo. Entregó la rehabilitación de la línea férrea Sucre-Potosí (150 km.).

Inició la carretera Potosí-Tarija de 12 km. por un monto de 218 millones de $us. Firmó los contratos para los tramos Roboré-El Carmen (140 km.) y El Carmen-Arroyo Concepción (108 km.), partes de la carretera Santa ("ruz-Puerto Suárez. Finalmente, impulsó el proyecto para el desarrollo de Puerto Busch y la explotación de los yacimientos del Mutún, haciendo una convocatoria internacional para su adjudicación.

Más del Tema
Contenidos Relacionados

El Presidente Morales a través de su mayoría parlamentaria y tras una difícil negociación con Podemos, aprobó la convocatoria a elecciones para la Asamblea Constituyente que debía elegir 255 constituyentes y realizar el referéndum sobre autonomías. La ley indicaba que la única tarea de la Asamblea era aprobar una nueva Constitución en un tiempo máximo de un año, que sería sometida para su aprobación a un referéndum popular. La Constitución debía ser votada por dos tercios de los asambleístas.

El proceso electoral de diciembre fue distinto a los anteriores Los viejos partidos llegaban deslegitimados, ya habían sido derrotados en las municipales de 2004. La candidatura de Evo Morales del MAS, acompañado por Álvaro García Linera intelectual ex miembro del EGTK, representaba la insurgencia indígena, la recomposición de la izquierda y la acumulación del sindicalismo cocalero y gremial.

En un afán de demostrar buena voluntad con el legislativo, el Primer Mandatario aceptó la imposición del presidente del Senado de desplazar al comandante del ejército César López rompiendo la institucionalidad y le negó a esa fuerza, como correspondía, el Comando en Jefe de las FF.AA. En cambio, nombró comandante de ejército a Marcelo Antezana, fuertemente ligado al MNR, que había sido reiteradamente acusado de vínculos con quienes desestabilizaron al gobierno de Mesa Gisbert. Antezana tuvo mucho que ver con el problema de los misiles.

Un conjunto de circunstancias muy particulares llevaron de manera inesperada a Eduardo Rodríguez a la primera magistratura del país. Nunca antes el mecanismo de sucesión constitucional había llegado hasta el Presidente de la Corte Suprema.

Nació en Cochabamba el 2 de marzo de 1956. Estudió derecho en la Universidad Mayor de San Simón. Obtuvo el título de Abogado en 1981. Cursó una maestría en Administración Pública por la Escuela de Gobierno J. F. Kennedy de la Universidad de Harvard, EE.UU. en 1988. Prestó servicios como subcontralor de la Contraloría General de la República y fue Asesor General del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto en el primer gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada.

El entrabamiento sistemático a la gestión gubernamental por parte del Congreso, el enfrentamiento entre el Presidente y los legisladores, la presión de sectores radicales de izquierda y derecha con la cuestión de la nacionalización de los hidrocarburos y las autonomías como banderas, colocaron al gobierno en un punto de extrema dificultad que estalló cuando Evo Morales, que había mantenido una posición ambigua de apoyo en bajo perfil y crítica dura según el caso, decidió lanzarse a la oposición abierta.

En los diez años anteriores los gobiernos bolivianos habían decidido bajar el perfil de la demanda marítima, convencidos de que los acuerdos económicos con Chile terminarían por solucionar el problema. Esa lógica no consiguió ningún avance en la cuestión marítima, solo la oferta de una zona franca en territorio chileno, que lo que quería era garantizar el abastecimientos del mercado chileno con gas boliviano, el verdadero objetivo de Santiago.