Gobierno Quiroga 2001-2002

El origen del gobierno de Quiroga, lo definió como de transición. Una de sus tareas más importantes fue presidir el proceso electoral de 2002.

Como efecto del diálogo 2000 se desembolsó el dinero del HIPC II con el criterio del combate a la pobreza, lo que permitió contar con más fondos a los municipios.

La situación económica continuó crítica, con una recesión inamovible. Cayó la inversión extranjera. Continuó la depresión internacional de precios de materias primas, el aumento de la mora bancaria y la falta de liquidez en el mercado, a pesar de la baja de intereses de la banca a un 9,5 %.

La mayor responsabilidad de la gestión de Quiroga fue el incremento del déficit fiscal, que al concluir el 2000 era de -3,73%, a fines del 2001 era de -6,82% y en agosto de 2002 fue de casi -9%, el más alto de la historia reciente del país. Además de factores que no pueden olvidarse como la reforma de pensiones, la erradicación de la coca y una relativa reducción del contrabando, los acuerdos firmados por su gobierno, particularmente el referido al aumento de las pensiones tras la marcha y huelga de jubilados, determinaron que el ingreso mínimo de un jubilado fuese mayor en dos veces al salario mínimo nacional. La carga de este acuerdo sobre el TGN fue brutal y contribuyó al déficit. Se marcó también un nivel alto de donación directa externa para cubrir inversión pública, 111 de los 638 millones ejecutados vinieron de donaciones.

El mal manejo del Lloyd Aéreo Boliviano por la brasileña VASP, llevó a la compañía a una crisis que devino en su compra por parte del empresario boliviano Ernesto Asbún. El proceso posterior abrió un escándalo en torno a la grave situación económica del LAB y al propio mecanismo de compra, que llevó a un desastre casi terminal de la compañía a principios del 2006. En cambio, las telecomunicaciones vivieron una revolución expresada en el número de teléfonos celulares, que de 295 en 1991 pasó a 779.917 en 2001, superando las 522.931 líneas fijas. El periodo de Quiroga terminó con la aprobación por parte de EE.UU. del ATP-DEA, un mecanismo que permitía a los países andinos la exportación de textiles a esa nación.

Los conflictos sociales no pudieron superarse. El Presidente incrementó la militarización del Chapare con 4000 efectivos adicionales ante los bloqueos y la presión, con un saldo de más de diez muertos y varios heridos. El problema de la tierra comenzó a agudizarle y se convirtió en un tema de primera preocupación nacional. Un enfrentamiento en Pananti (cerca de Yacuiba) por tenencia de tierras entre los llamados “sin tierra” y propietarios, dejó un saldo de siete muertos.

El 19 de febrero de 2001 La Paz sufrió una granizada de más de una hora que desencadenó el desborde de ríos y taponamiento de sistemas de drenaje, que provocó 69 muertes, medio millar de heridos y varias familias que perdieron sus hogares. Los daños materiales fueron de gran consideración. Fue una de las mayores tragedias de la ciudad en toda su historia.

Más del Tema
Contenidos Relacionados

El Presidente Morales a través de su mayoría parlamentaria y tras una difícil negociación con Podemos, aprobó la convocatoria a elecciones para la Asamblea Constituyente que debía elegir 255 constituyentes y realizar el referéndum sobre autonomías. La ley indicaba que la única tarea de la Asamblea era aprobar una nueva Constitución en un tiempo máximo de un año, que sería sometida para su aprobación a un referéndum popular. La Constitución debía ser votada por dos tercios de los asambleístas.

El proceso electoral de diciembre fue distinto a los anteriores Los viejos partidos llegaban deslegitimados, ya habían sido derrotados en las municipales de 2004. La candidatura de Evo Morales del MAS, acompañado por Álvaro García Linera intelectual ex miembro del EGTK, representaba la insurgencia indígena, la recomposición de la izquierda y la acumulación del sindicalismo cocalero y gremial.

En un afán de demostrar buena voluntad con el legislativo, el Primer Mandatario aceptó la imposición del presidente del Senado de desplazar al comandante del ejército César López rompiendo la institucionalidad y le negó a esa fuerza, como correspondía, el Comando en Jefe de las FF.AA. En cambio, nombró comandante de ejército a Marcelo Antezana, fuertemente ligado al MNR, que había sido reiteradamente acusado de vínculos con quienes desestabilizaron al gobierno de Mesa Gisbert. Antezana tuvo mucho que ver con el problema de los misiles.

Un conjunto de circunstancias muy particulares llevaron de manera inesperada a Eduardo Rodríguez a la primera magistratura del país. Nunca antes el mecanismo de sucesión constitucional había llegado hasta el Presidente de la Corte Suprema.

Nació en Cochabamba el 2 de marzo de 1956. Estudió derecho en la Universidad Mayor de San Simón. Obtuvo el título de Abogado en 1981. Cursó una maestría en Administración Pública por la Escuela de Gobierno J. F. Kennedy de la Universidad de Harvard, EE.UU. en 1988. Prestó servicios como subcontralor de la Contraloría General de la República y fue Asesor General del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto en el primer gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada.

El entrabamiento sistemático a la gestión gubernamental por parte del Congreso, el enfrentamiento entre el Presidente y los legisladores, la presión de sectores radicales de izquierda y derecha con la cuestión de la nacionalización de los hidrocarburos y las autonomías como banderas, colocaron al gobierno en un punto de extrema dificultad que estalló cuando Evo Morales, que había mantenido una posición ambigua de apoyo en bajo perfil y crítica dura según el caso, decidió lanzarse a la oposición abierta.

En los diez años anteriores los gobiernos bolivianos habían decidido bajar el perfil de la demanda marítima, convencidos de que los acuerdos económicos con Chile terminarían por solucionar el problema. Esa lógica no consiguió ningún avance en la cuestión marítima, solo la oferta de una zona franca en territorio chileno, que lo que quería era garantizar el abastecimientos del mercado chileno con gas boliviano, el verdadero objetivo de Santiago.