crisis del estado

Octubre. La caída del sistema político del 85

En medio de una convulsión social creciente, agudizada en septiembre de 2003, volvió a surgir el tema del gas. Se rumoreó que Sánchez quería vender el gas por Chile y a Chile. El 20 de septiembre de 2003 el Presidente chileno Lagos ofreció públicamente a Bolivia un puerto sin soberanía pero libre de impuestos. Aunque el gobierno no tomó públicamente posición alguna, es evidente que su intención era viabilizar la salida del gas por Chile, en función de consideraciones prácticas y económicas. Este tema sería la bandera que terminaría por empujar al abismo a Sánchez de Lozada.

Presidente y Vicepresidente, el camino a la ruptura

La inclusión de Mesa Gisbert en la fórmula presidencial, permitió a Sánchez contar con una figura independiente de renovación generacional, con credibilidad y una misión específica, la lucha contra la corrupción. El Vicepresidente posesionó en agosto del 2002 a la prestigiosa periodista Lupe Cajías como Secretaria de Lucha contra la Corrupción.

Febrero Negro

El 9 de febrero el Presidente hizo conocer un proyecto de ley de impuestos que establecía el congelamiento de salarios y un incremente de un 12,5 % de impuestos que afectaba al 20 % de los contribuyentes de acuerdo a su nivel salarial (solo un 5 % de la población económicamente activa), basado en la realidad de un país que no cubría sus gastos con ingresos propios, un universo tributario reducido y la inexistencia de impuesto a la renta de personas. Argumentó que así evitaba un incremento del precio de los hidrocarburos que era mucho más duro para los bolivianos más pobres.

Relación Gobierno-Oposición, Evo Morales y La Coca

El Presidente intentó encuadrar su relación con el principal líder de la oposición, Evo Morales, en un clima de diálogo y búsqueda de solución al problema de la coca, para ello Sánchez de Lozada se reunió cinco veces con Morales entre septiembre y diciembre de 2002.

El Problema de la Tierra

El origen del problema se vincula a la otorgación arbitraria y discrecional de grandes extensiones de tierra sobre todo en el oriente del país en gobiernos dictatoriales (especialmente en el periodo 1971-1981), un manejo discrecional del Consejo Nacional de Reforma Agraria (CNRA) antes de la ley INRA de 1996 y grandes irregularidades en los procesos de saneamiento.

Bonosol y Sumi

Las dos medidas sociales más importantes de este periodo fueron el Bonosol y El Sumi. A través de una ley se repuso el Bonosol, que con una intención política evidente el gobierno de Banzer sustituyó por el inoperante y efímero Bolivida. El bono volvió con un pago anual de 1.800 bolivianos a cada persona mayor de 65 años. Esta medida es uno de los legados más importantes de Sánchez de Lozada a la política social boliviana como producto de la capitalización.

Segundo Gobierno Sánchez de Lozada 2002-2003

Uno de los objetivos del retorno de Sánchez de Lozada a la presidencia, fue recuperar la imagen y la dirección de las reformas estructurales de su primer gobierno, duramente criticadas (y en algunos casos frenadas o boicoteadas desde el gobierno) en las gestiones de Banzer-Quiroga (ADN-MIR) y desde las posiciones de izquierda contrarias al supuesto liberalismo de ese proceso. Sánchez de Lozada, sin embargo, no hizo una lectura correcta del escenario nacional de principios de siglo.

Las Elecciones de 2002

Estas elecciones marcaron un giro histórico en la democracia. Se rompió el trípode MNR-ADN-MIR como sustento del modelo político-económico y control de la relación gobierno-oposición. Los nuevos movimientos sociales y étnicos comenzaron a llenar el horizonte político. Apareció como gran favorito NFR con la candidatura de Manfred Reyes Villa e Ivo Kuljis. Desde los partidos tradicionales se repitieron las candidaturas ce Gonzalo Sánchez de Lozada por el MNR, a quien acompañó el periodista independiente Carios D. Mesa Gisbert y de Jaime Paz, con Carlos Saavedra, por el MIR.

El Proceso de Institucionalización. El Censo de Población y Vivienda

Uno de los mayores logros de la gestión Quiroga fue la institucionalización del Servicio Nacional de Caminos y de Impuestos Internos, despolitizando ambas oficinas, nombrando un directorio por la vía del congreso y directores idóneos y apolíticos. Se aplicó la obligatoriedad de la declaración de bienes y su difusión pública por Internet, se renovó la corte electoral y se desarrolló un programa de Reforma Institucional (PRI) en tres ministerios, educación, agricultura y vivienda, como un primer paso de institucionalización en el poder ejecutivo.

El intento de venta de Gas a Estados Unidos por un Puerto Chileno

La meta más ambiciosa del gobierno fue concretar la venta de gas boliviano a México y Estados Unidos. El punto crítico de la negociación, el lugar de la transformación de gas natural en gas natural licuado en un puerto del Pacífico, planteaba la necesidad de decidir sobre el puerto.

Páginas

Más del Tema
Contenidos Relacionados

El Presidente Morales a través de su mayoría parlamentaria y tras una difícil negociación con Podemos, aprobó la convocatoria a elecciones para la Asamblea Constituyente que debía elegir 255 constituyentes y realizar el referéndum sobre autonomías. La ley indicaba que la única tarea de la Asamblea era aprobar una nueva Constitución en un tiempo máximo de un año, que sería sometida para su aprobación a un referéndum popular. La Constitución debía ser votada por dos tercios de los asambleístas.

El proceso electoral de diciembre fue distinto a los anteriores Los viejos partidos llegaban deslegitimados, ya habían sido derrotados en las municipales de 2004. La candidatura de Evo Morales del MAS, acompañado por Álvaro García Linera intelectual ex miembro del EGTK, representaba la insurgencia indígena, la recomposición de la izquierda y la acumulación del sindicalismo cocalero y gremial.

En un afán de demostrar buena voluntad con el legislativo, el Primer Mandatario aceptó la imposición del presidente del Senado de desplazar al comandante del ejército César López rompiendo la institucionalidad y le negó a esa fuerza, como correspondía, el Comando en Jefe de las FF.AA. En cambio, nombró comandante de ejército a Marcelo Antezana, fuertemente ligado al MNR, que había sido reiteradamente acusado de vínculos con quienes desestabilizaron al gobierno de Mesa Gisbert. Antezana tuvo mucho que ver con el problema de los misiles.

Un conjunto de circunstancias muy particulares llevaron de manera inesperada a Eduardo Rodríguez a la primera magistratura del país. Nunca antes el mecanismo de sucesión constitucional había llegado hasta el Presidente de la Corte Suprema.

Nació en Cochabamba el 2 de marzo de 1956. Estudió derecho en la Universidad Mayor de San Simón. Obtuvo el título de Abogado en 1981. Cursó una maestría en Administración Pública por la Escuela de Gobierno J. F. Kennedy de la Universidad de Harvard, EE.UU. en 1988. Prestó servicios como subcontralor de la Contraloría General de la República y fue Asesor General del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto en el primer gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada.

El entrabamiento sistemático a la gestión gubernamental por parte del Congreso, el enfrentamiento entre el Presidente y los legisladores, la presión de sectores radicales de izquierda y derecha con la cuestión de la nacionalización de los hidrocarburos y las autonomías como banderas, colocaron al gobierno en un punto de extrema dificultad que estalló cuando Evo Morales, que había mantenido una posición ambigua de apoyo en bajo perfil y crítica dura según el caso, decidió lanzarse a la oposición abierta.

En los diez años anteriores los gobiernos bolivianos habían decidido bajar el perfil de la demanda marítima, convencidos de que los acuerdos económicos con Chile terminarían por solucionar el problema. Esa lógica no consiguió ningún avance en la cuestión marítima, solo la oferta de una zona franca en territorio chileno, que lo que quería era garantizar el abastecimientos del mercado chileno con gas boliviano, el verdadero objetivo de Santiago.

Subscribe to RSS - crisis del estado