viejo orden

Guillermo Lora 1922

Lora es una figura destacada de la extrema izquierda boliviana. Sus ideas profusamente difundidas repercutieron en los sectores irás radicalizados de los trabajadores y las federaciones del magisterio y las universidades. Algunas de sus ideas influyeron en el movimiento popular boliviano. Pero es quizás más importante como intelectual que como político. Es el más prolífico escritor de izquierda y ha hecho importantes contribuciones en el campo de la historia y documentación política de la nación, a pesar de su sesgo ideológico.

La Junta de Gobierno. Gobierno de Monje 1946-1947

Tras algunas horas de terrible confusión se formó una junta civil presidida por el presidente de la corte Superior de La Paz, Tomás Monje que en esos días se hallaba enfermo, por lo que durante veintiséis días presidió la junta Néstor Guillen Olmos. Respaldada por lo que quedaba de los partidos tradicionales (sobre todo el PURS) y el PIR, la junta se impuso la tarea de convocar a elecciones y entregar el gobierno al ganador.

Caída y Colgamiento de Villarroel

Quizás nunca vivió la historia boliviana un final tan terrible e insensato como el que le tocó a Gualberto Villarroel. La conspiración cristalizó finalmente. Tras un amago frustrado en junio de 1946, se optó por agitar a las masas, apoyándose en las reivindicaciones salariales de ferroviarios, constructores y bancarios, pero por sobre todo maestros y estudiantes universitarios. El PIR se convirtió en el motor de la agitación sindical. En esos días la maestra Teresa Solari Ormachea realizó una intensa labor de agitación callejera.

Los Asesinatos de Chuspipata en 1944 y la Violencia Estatal

Las ideas radicales y típicas de logias secretas que acuñó RADEPA y el carácter de algunos funcionarios del gobierno, como los mayores Humberto Costas, Jorge Eguino y el capitán José Escobar, llevaron la violencia y los excesos a cotas inadmisibles. La existencia de tribunales secretos y, por supuesto independientes de cualquier poder constituido, llevó a que los intentos desestabilizadores de la llamada rosca (funcionarios legales, políticos y económicos al servicio de la gran minería) que fueron frecuentes en este período, terminaran bañados en sangre.

La Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB)

La creación de la FSTMB tuvo importancia clave porque instrumentó un poder sindical decisivo. La minería, motor económico del país, convirtió rápidamente a los trabajadores mineros en vanguardia del movimiento obrero y base para la futura creación de la COB. La Federación fue creada en el congreso de mineros que se realizó en Huanuni (mina de Patiño) del 3 al 5 de junio de 1944.

El Primer Congreso Indigenal de 1945

El reconocimiento que por primera vez en su historia hacía el estado de los indígenas del país como interlocutores válidos, es el que le dio verdadera trascendencia a este encuentro que nació por iniciativa de dirigentes campesinos como Francisco Chipana Ramos (conocido como el Rumisonko, término quechua que en castellano quiere decir corazón de piedra), que se acercaron a Villarroel y le pidieron la realización de un congreso indígena. En mayo de 1945 una gran marcha campesina llegó a La Paz (desde varios puntos del país y conformada por varias etnias, incluso algunas del oriente).

Nacionalismo y Coloniaje y Tesis de Ayopaya

Dos obras son claves para entender la ideología nacional revolucionaria que cubrió más de 50 años de la vida boliviana. La primera es Nacionalismo y coloniaje, de Carlos Montenegro. Presentada como una historia del periodismo en Bolivia, es en realidad una tesis sobre la antinomia histórica entre nación y antinación. Montenegro coloca a Belzu como el pionero del nacionalismo y establece una dicotomía económica entre proteccionismo y librecambio, tensión que él resuelve en favor del proteccionismo.

Carlos Montenegro (1903-1953)

Montenegro es uno de los grandes ideólogos del nacionalismo boliviano. Sus ideas y su vigor como militante contribuyeron extraordinariamente a la proyección de un concepto ideológico, el nacionalismo revolucionario, que impulsó las grandes transformaciones que se dieron a partir de 1952.

Gualberto Villarroel (1908-1946)

Villarroel nació en Villa Rivero (Cochabamba) el 15 de diciembre: de 1908. Ingresó al colegio militar en 1925. Fue alumno destacado de esa escuela de armas. En la guerra del Chaco fue jefe de claves con asiento en Villamontes. Como parte del regimiento Ayacucho 8 de infantería actuó en Cañada Strongest, Huirapitindi e Ibibobo. También estuvo en la defensa de Villamontes. En 1935 fue ascendido a capitán. En 1943 era mayor y trabajaba como subjefe del estado mayor del ejército. Llegó a la presidencia a los 35 años mediante un golpe de estado que derrocó a Peñaranda.

Páginas

Más del Tema
Contenidos Relacionados

La precariedad del régimen militar se agudizó con las manifestaciones callejeras. Las ambiciones de sus ministros habían ya condenado al gobierno. A principios de abril el titular de Gobierno, Antonio Seleme, el más audaz de los ministros conspiradores, tomó contacto con la oposición, particularmente con el MNR (Siles Zuazo, Lechín), partido al que Seleme incluso juró, y con FSB (Únzaga). El ocho, una reunión del ministro con un joven dirigente falangista terminó con la salida de Falange del golpe, por discrepancias de programa y eventual distribución de cargos.

Ballivián nació en La Paz el 7 de junio de 1901. Estudió en el colegio Ayacucho. Ingresó al colegio militar y egresó como oficial de caballería. Fue comandante de la 5ta región militar, comandante del colegio militar y agregado militar en Estados Unidos, Francia, Inglaterra y España. Fue subsecretario de Defensa y comandante en jefe de las FF.AA. Se sumó al autogolpe de Urriolagoitia y se hizo cargo de la presidencia a los 50 años. Después de su caída en 1952 fue exiliado y abandonó la vida política. Murió en el retiro a los 94 años en mayo de 1995.

Los acontecimientos de violencia política de este período debilitaron al oficialismo. Los viejos partidos perdieron respaldo, particularmente en la clase media que era decisiva a la hora del voto. La popularidad del MNR creció de manera arrolladora entre 1949 y 1951.

En mayo de 1949, a raíz de una huelga general, se produjo un serio conflicto en las minas de Siglo XX, propiedad de Simón I. Patiño. Urriolagoitia (entonces todavía Presidente interino) ordenó arrestar a varios dirigentes. En represalia los mineros tomaron como rehenes a dos empleados extranjeros y los mataron. La reacción oficial fue la intervención militar y la matanza de mineros en lo que se conoce como la Masacre de Siglo XX. Era el preludio de la rebelión.

Urriolagoitia nació en Sucre el 5 de diciembre de 1895. Se doctoró de abogado en la Universidad Mayor de San Francisco Xavier. Hizo una especialización en derecho Internacional en la Universidad de la Sorbona en París. Toda la experiencia previa a su participación política la tuvo en la carrera diplomática que comenzó en la embajada de Bolivia en Inglaterra, hasta sus representaciones en los congresos de la Unión Postal y el congreso monetario en Londres. Fue senador por el departamento de Chuquisaca antes de su elección en 1947 como vicepresidente de la República.

El paréntesis del Chaco parece haber dado a la jerarquía y al clero un respiro en su confrontación con el estado. Los capellanes militares (mons. Luis Alberto Tapia) vieron por primera vez juntos en las trincheras a los miembros de razas y posiciones distintas. Allá donde se forjaron los nuevos políticos, algunos de ellos aceptaron y propagaron la iglesia católica como uno de sus elementos programáticos, es el caso de Falange Socialista Boliviana. El período 1925-1950 había sido proclive al congresionismo.

Los principios de tierra y libertad eran ya moneda corriente en el movimiento indígena que había luchado desde fines del siglo pasado frente al despojo institucionalizado. Más aún después del primer congreso indigenal de 1945. Después de la guerra del Chaco, las huelgas de brazos caídos en las haciendas eran frecuentes. Producto de una de esas huelgas fue una acción punitiva en una hacienda del lago Titicaca que derivó en un levantamiento en varios departamentos del país (Chuquisaca, Potosí, Oruro, Cochabamba y La Paz).

Subscribe to RSS - viejo orden