republica

Los pueblos del oriente y la masacre de 1892

El término “salvajes” es el que conservadores y liberales acuñaron para referirse a los pueblos indígenas del oriente. Así se consignan en el censo y así se conceptuaron. Esto implicó una categorización de inferioridad en relación al mundo “civilizado” y dos acciones concretas. La de los religiosos (las misiones jesuíticas de la colonia fueron sustituidas sobre todo por las franciscanas) que mantuvieron la política de catequización e inserción en el mundo occidental y cristiano por métodos pacíficos.

El ferrocarril

Arce y tren son prácticamente un sinónimo. La llegada de las rieles a territorio boliviano se considera la verdadera obra gubernativa de Arce y es por ello que pasó realmente a la historia.

Elecciones y voto

La elección de 1884 marca el comienzo de una nueva era en el proceso electoral boliviano. Después de los antecedentes irregulares y turbulentos que pasan por las elecciones en asamblea, congreso o convención de la naciente república, la primera elección por voto directo en 1844 y la primera elección por voto directo más o menos transparente de 1873, llega una suerte de institucionalidad democrática.

Partidos políticos liberales y conservadores

Tiende a pensarse que la era conservadora se inicia en 1880 con Campero, si bien esto es cierto a partir de la estructuración de una nueva realidad producto de la guerra, desde el punto de vista estrictamente político Campero no se adscribe al grupo que la historia conoció como conservadores. Sus diferencias centrales con Arce son un simple ejemplo de ello. La inicial dicotomía entre guerristas y pacifistas se fue precisando al sistematizarse corrientes de pensamiento que serían el germen de los primeros partidos políticos. La gran figura para este nacimiento fue Eliodoro Camacho.

Tensiones Políticas

El enfrentamiento entre guerristas y pacifistas tuvo consecuencias políticas inmediatas. La posición inicial de la convención tenía un lógico sentido emocional. El propio Presidente Campero quería una oportunidad reivindicatoria y pensaba en la posibilidad de reorganizar el ejército, cosa que hizo, estableciendo los efectivos en 7.000 hombres. Pero las posesiones obtenidas por Chile y su poderío bélico y económico no permitían pensar en una solución militar con perspectivas.

La nación oligárquica

Momentos históricos

La derrota en la guerra, y la consecuente pérdida del acceso de la nación al mar, fue un golpe muy duro y desgarrador para Bolivia, que obligó a una reformulación global de las estructuras del país. El período 1879 - 1880 marca por eso un corte a cuchillo en nuestra historia. En muchos sentidos confirma que la ruta seguida desde el derrumbe de la Confederación Perú-boliviana (1839) hasta la guerra del Pacífico nos había conducido a un callejón sin salida.

Negociaciones postguerra

El 11 de junio de 1880 se produjo el último intento por mantener la alianza Perú-boliviana sobre la nostalgia de la confederación del gran prócer Andrés de Santa Cruz. El ministro de RR.EE. de Perú Pedro José Calderón y el ministro plenipotenciario de Bolivia Melchor Terrazas, firmaron el protocolo preliminar para la creación de los Estados Unidos Perú-bolivianos que contemplaba la fusión de los departamentos de Tacna y Oruro, Potosí y Tarapacá, dejaba pendiente la capital y determinaba un Presidente elegido por voto directo con cinco años de mandato.

Batalla del Alto de la Alianza

El nombramiento de Campero como Presidente provisional el 19 de enero de 1880, realizado por la precaria junta instalada en La Paz tras la caída de Daza (28 de diciembre de 1879), coincidió con uno de los momentos más dramáticos de la República, la pérdida de nuestra costa marítima y el fin de la guerra para Bolivia.

Participación de Perú en la Guerra

Bolivia envió a Serapio Reyes Ortiz a Lima con el objetivo de poner en funcionamiento el tratado secreto de 1873. Era Presidente del Perú Mariano Ignacio Prado. Los peruanos habían olvidado el pacto y el entuerto no era lo más deseable, pero aceptaron el compromiso. Las autoridades chilenas, enteradas desde antes de ese pacto, se dieron cuenta de que la entrada del Perú era inminente y de igual modo que agredieron militarmente a Bolivia, el Presidente de Chile Aníbal Pinto pidió autorización a su congreso para declarar la guerra y oficialmente la declaró el 6 de abril de 1879.

Avaroa, Cabrera y la defensa de Calama

El 21 de marzo continuó la ofensiva chilena apoyada en la fuerza de su escuadra marítima y se produjo la toma de Cobija y Tocopilla. En Calama dentro del territorio atacameño se organizó la defensa, al mando de Ladislao Cabrera apoyado por el prefecto de Antofagasta Severino Zapata y un contingente de 135 hombres. Los atacantes chilenos que venían de Tocopilla eran 544. Los defensores se parapetaron en varios puntos de las afueras de la población y resistieron valientemente los ataques de la caballería chilena bajo la enérgica conducción de Cabrera.

Páginas

Contenidos Relacionados

El gobierno de Gutiérrez Guerra vivió en la zozobra permanente.

Los conservadores eran católicos por tradición. Quizás el más importante de ellos fue Mariano Baptista que dio muestras muy claras de su catolicismo, antes y durante su presidencia. No se puede olvidar tampoco la egregia figura de Juan de Dios Bosque (1829-1890). La confrontación estado iglesia se presentó cuando subió al poder el liberalismo. Muchos eclesiásticos del país, tanto regulares como seculares confundieron liberalismo con socialismo y otro tanto sucedió con el propio concepto de democracia, que a muchos religiosos les sonaba a anarquía.

El nacimiento de un movimiento obrero y sindical en el país fue producto del paso de un sistema de producción pre capitalista al desarrollo y modernización de la industria, particularmente minera, coincidente con el advenimiento liberal. A pesar de ese cambio Bolivia nunca contó con un proletariado significativo, pues no pudo desarrollar una industria importante como lo que tuvieron algunas otras naciones sudamericanas.

El agotamiento de los yacimientos estañíferos de Europa y la demanda de la industria norteamericana y europea que contaba con el estaño como un elemento ideal para aleaciones (hojalata, papel metálico, conservas y un largo, etc.), fueron los activadores del auge minero boliviano en el período 1900-1940.

Patiño es, sin ninguna duda, una de las figuras centrales de la historia boliviana. A su alrededor se teje buena parte del siglo XX en el país y se establece el destino de cientos de miles de bolivianos.

Durante el gobierno de Gutiérrez Guerra el efecto sobre el área rural de la ley 1880 se podía apreciar muy bien con la constatación de que el estado había concebido hasta 1919, 13,4 millones de hectáreas en los ocho departamentos y enl os tres territorios de colonias (Noroeste, Chaco y Oriente).  La recaudación de impuestos (1/2 centavo por hectarea de tierra baldía) alcanzó por este rubro 1,2 millones de Bolivianos en 1918.

Si bien Tamayo es conocido como uno de los grandes poetas de Bolivia, su compilación sobre temas pedagógicos, es ya un clásico y su actividad politica de una intensidad excepcional. Las ideas de Tamayo confontarón las de Arguedas y abrierón un gran debate en el país.

Subscribe to RSS - republica