Guerra con Chile

El ministro chileno Diego Portales, con profunda intuición, se dio cuenta del peligro para su patria al crearse la Confederación. Pese a su muerte, asesinado por un motín militar (6 de junio de 1837), el que fuera el peor enemigo de la Confederación y de Santa Cruz convenció al gobierno chileno de ir a la guerra. Este envió por mar un ejército comandado por el general Blanco Encalada que desembarcó en lio y ocupó el territorio peruano concentrándose en la toma de la ciudad de Arequipa. Santa Cruz con su ejército dominó la situación y venció fácilmente al ejército chileno en Paucarpata (17 de noviembre de 1837). El general chileno recibió todas las facilidades para reembarcar lo que quedaba de su ejército y regresó derrotado a Valparaíso, a cambio de un compromiso que no cumplió de abogar por una paz duradera entre ambos estados. Chile se negó a aceptar la paz. El presidente Prieto, quien en 1838 después de una serie de intentos del ministro plenipotenciario boliviano Casimiro Olañeta, no cesó en su propósito de destruir a Santa Cruz y la Confederación, organizó otro ejército al mando del general Manuel Bulnes que embarcó en Valparaíso con 5.400 hombres a bordo de 26 buques. Parte del ejército lo constituía una pequeña fuerza peruana fiel al general Agustín Gamarra que quería reconquistar el poder en su país y que era viejo enemigo de Santa Cruz y de Solivia. Santa Cruz anoticiado de la segunda invasión a la Confederación, preparó sus tropa y fue a buscar al ejército chileno en el Callejón de Huayllas donde se había atrincherado el ejército chileno. Después de inútiles misiones de paz en las que se empeñaron los partidarios y simpatizantes de Santa Cruz, la batalla se dio el 20 de enero de 1839 y fue ganada por el ejército chileno de Bulnes que destruyó a buena parte del ejército de Santa Cruz, quien huyó hacia Lima para rearmarse. No pudo hacerlo, prefirió entonces buscar apoyo en el sur donde residía su mayor fuerza y popularidad. Pero tanto en Perú como en Bolivia se había iniciado la sublevación. José Miguel de Velasco, que había acompañado a Santa Cruz como vicepresidente, comandó el levantamiento y envió una carta de agradecimiento a Bulnes por haber derrotado al “monstruo” (se refería al Mariscal de Zepita). Santa Cruz no tuvo más remedio que renunciar al mando y retornar a la patria. Nunca más pisó territorio boliviano. Desde Arequipa se trasladó al Ecuador donde iniciaría un largo vía crucis personal en el exilio.

La frustrada Confederación quiso restablecer por un lado el imperio incaico y por otro el virreinato de Perú, de tal manera que no era algo nuevo, sino una continuidad de una realidad de siglos.

Contenidos Relacionados

El gobierno de Gutiérrez Guerra vivió en la zozobra permanente.

Los conservadores eran católicos por tradición. Quizás el más importante de ellos fue Mariano Baptista que dio muestras muy claras de su catolicismo, antes y durante su presidencia. No se puede olvidar tampoco la egregia figura de Juan de Dios Bosque (1829-1890). La confrontación estado iglesia se presentó cuando subió al poder el liberalismo. Muchos eclesiásticos del país, tanto regulares como seculares confundieron liberalismo con socialismo y otro tanto sucedió con el propio concepto de democracia, que a muchos religiosos les sonaba a anarquía.

El nacimiento de un movimiento obrero y sindical en el país fue producto del paso de un sistema de producción pre capitalista al desarrollo y modernización de la industria, particularmente minera, coincidente con el advenimiento liberal. A pesar de ese cambio Bolivia nunca contó con un proletariado significativo, pues no pudo desarrollar una industria importante como lo que tuvieron algunas otras naciones sudamericanas.

El agotamiento de los yacimientos estañíferos de Europa y la demanda de la industria norteamericana y europea que contaba con el estaño como un elemento ideal para aleaciones (hojalata, papel metálico, conservas y un largo, etc.), fueron los activadores del auge minero boliviano en el período 1900-1940.

Patiño es, sin ninguna duda, una de las figuras centrales de la historia boliviana. A su alrededor se teje buena parte del siglo XX en el país y se establece el destino de cientos de miles de bolivianos.

Durante el gobierno de Gutiérrez Guerra el efecto sobre el área rural de la ley 1880 se podía apreciar muy bien con la constatación de que el estado había concebido hasta 1919, 13,4 millones de hectáreas en los ocho departamentos y enl os tres territorios de colonias (Noroeste, Chaco y Oriente).  La recaudación de impuestos (1/2 centavo por hectarea de tierra baldía) alcanzó por este rubro 1,2 millones de Bolivianos en 1918.

Si bien Tamayo es conocido como uno de los grandes poetas de Bolivia, su compilación sobre temas pedagógicos, es ya un clásico y su actividad politica de una intensidad excepcional. Las ideas de Tamayo confontarón las de Arguedas y abrierón un gran debate en el país.