Julio Lucas Jaimes (Brocha Gorda)

En la bibliografía de Jaimes, que no incluye lo mucho que produjo como material disperso, “La Villa Imperial de Potosí” es su mejor obra porque en ella despliega el autor, con la libertad y disciplina del verdadero artista, su talento de narrador.

Conocedor directo y perspicaz del medio en que suceden las ocurrencias episódicas, puede con un toque, con una pincelada de sus recuerdos, iluminar una situación confiriendo al suceso la autenticidad que otros no pudieron lograr porque solo alcanzaron a conocer la ciudad de Potosí en sus vigilias de escritorio; él en cambio vivió la urbe colonial casi intacta.

Allí nació, allí paso la infancia, la adolescencia curiosa y la juventud con vocación de letras.

El estilo de Jaimes es ligero y festivo sin exageración. No es por tanto un estilo propiamente picaresco a la española. El humor risueño imprime a su prosa un movimiento de frivolidad confidencial que descubre, sin embargo, un fondo entrañablemente tierno y sentimental. Es el amor al áspero terruño donde los campanarios coloniales voltean las campanas del recuerdo bajo un sol radiante que pone túnica de oro al cerro de plata.

El autor tiene de poeta y de periodista, pues ejerció ambos oficios. Su prosa tradicionista tiene por lo mismo tanta acuciosidad informativa como elegancia retórica.

Cierto que las musas dejaron de soplarle con la madurez. Mas el sentimiento de la poesía, el gusto lírico, como pasa siempre con todos los escritores que alguna vez fueron poetas, entró como ingrediente en la prosa para comunicarle cadencia y flexibilidad.

El castellano de Jaimes es castizo por lo general, con algunos toques criollistas cuando hay necesidad de ellos en las caracterizaciones de la narrativa.

Julio Lucas Jaimes, conocido en la literatura y el periodismo sudamericano con el pseudónimo de Brocha Gorda, nació en Potosí de Bolivia en 1845 y murió en Buenos Aires en 1914.

Como esposo de la escritora peruana Doña Carolina Freyre, fue padre del notable poeta modernista Ricardo Jaimes Freyre.

Siendo muy joven, el gobierno impopular de Melgarejo lo invitó al cargo de cónsul en Tacna, que aceptó solamente a petición de los emigrados residentes en la costa peruana. Al caer ese gobierno en 1871, se trasladó a Lima con su familia formada en Tacna y se dio a conocer como hábil periodista y poeta humorístico.

De regreso a su ciudad natal fue profesor de literatura y filosofía en el colegio Pichincha, donde se había educado. Ejerció el periodismo y fue elegido munícipe. Más tarde, a. los 34 años, concurrió a la campaña del Pacífico de 1879. Cayó prisionero de los chilenos y fue internado en San Bernardo. Terminado su cautiverio en 1880 fue director de Estadística por ocho años, tiempo en que se hizo también autor teatral. En 1888 formó parte del parlamento legislativo como diputado por Potosí, sin dejar por eso sus actividades literarias, en las que la poesía como recuerdo de juventud, cedió sus laureles a la prosa. Fenecido su mandato de cuatro años, el presidente Baptista en 1895 lo nombró encargado de negocios ante el gobierno del Brasil.

Por causas no averiguadas, estando de viaje a la sede de sus funciones, prefirió quedarse en Buenos Aires, donde obtuvo plaza de redactor en el diario “La Nación”; tenía 47 años y estaba en la plenitud de sus facultades. Se hizo colaborador altamente estimado de diarios y revistas de Buenos Aires, Lima y algunas ciudades bolivianas.

Enseñó estética y letras en el Colegio Nacional y en la Normal de Buenos Aires, su domicilio definitivo hasta la muerte, que le sucedió a los 69 años.

Sus restos, repatriados en 1933, descansan en la Catedral de Potosí.

Más del Tema
Contenidos Relacionados

Gilfredo Cortés Candía

Nació en la ciudad de la Santísima Trinidad, el 28 de diciembre de 1906. Fueron sus padres el Dr. Eulogio Cortés Elias y la Sra. María Candia Caballero, tuvo cuatro hermanos.

Pasó su infancia, diáfana y serena, bajo el amparo amoroso de su dulce hogar en San Ignacio de Mojos.

Pedagogo y escritor cuya principal obra “El Itenez salvaje” quien en 1937 se introdujo el Núcleo Indigenal Moré, para realizar una “redención del Indígena”, que más allá de la buena intención del pedagogo y del buen espíritu y humanismo que empleó, resultó ser un proceso civilizatorio forzado.

Hasta entonces a los Moré, se los conocía como un pueblo aguerrido, que mantenía luchas intertribales continuamente, en la región y que atacaba a los viajeros.

René Aguilera Fierro

Nació en Yacuiba, provincia Gran Chaco (Tarija), el 8 de octubre de 1947, sus padres Gaudencio Aguilera Cruz y María Fierro Ávila, casado con doña Marina Calle Block, de cuya unión son Lizeth, Rene y Cecilia. Realizó sus estudios en la Escuela “Cnl. Miguel Estenssoro” y en el Colegio Nacional “Pdte. Germán Busch” de su pueblo natal. Ingeniero Forestal en la Universidad “Juan Misael Saracho” de Tarija.

Poeta y narrador boliviano, nacido en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) en 1920. Autor de una brillante y original producción poética que se caracteriza por el tono intimista y la evocación melancólica, ha pasado principalmente a la historia de la Literatura boliviana del siglo XX por su amena producción prosística, en la que ofrece una espléndida radiografía de las costumbres y las formas de vida de sus compatriotas.

(Riberalta, Beni, Bolivia, 1918-Santa Cruz, Bolivia, 1991). Narrador. De padre francés y madre cruceña. Titulado como ingeniero en Francia, es especialista en caminos. Sus experiencias laborales han servido para la diversidad de sus cuentos, principalmente en su libro Costal de Limosnero, que incluso le permitió ganar un segundo premio en concurso realizado en 1963. Presidente de la Sociedad de Escritores y Artistas de Santa Cruz (1972-1974). Hernando Sanabria Fernández en el prólogo a Costal de Limosnero anota: “el cuento de Bameville es obra de arte muy digna de mayores consideraciones... leer mas...

Germán Coímbra Sanz nació el 1 de octubre de 1925 del hogar conformado por Germán Coímbra Barba y Eva Sanz. Se casó con Ana María Molina, con quien tuvo cinco hijos y 13 nietos. Escribió obras para teatro, rescatando leyendas del oriente boliviano, como La viudita, La Casa Santa y El Bibosi, piezas que a fines de los 80 fueron adaptadas a la televisión por Safipro.

Incursionó en el campo de la etnografía. Tratados como Mitologías sirionó y Los actuales indios de San José de Chiquitos llevan su firma.

Hernando Sanabria Fernández nació en Vallegrande, el 12 de diciembre de 1912 y falleció en Santa Cruz de la Sierra el 10 de agosto de 1986. Realizó sus estudios primarios en su ciudad natal y los secundarios en Santa Cruz y Sucre, donde también curso la carrera de Derecho. En el ejercicio de la docencia, fue profesor de secundaria en las asignaturas de Geografía e Historia, director de colegios del mismo nivel; Director General de Educación; catedrático de Sociología y posteriormente Vicerrector y Director de la Biblioteca Central de la Universidad Gabriel Rene Moreno.