José Manuel Aponte

Don José Manuel Aponte Rivera, tradicionista, historiador y periodista, nació el 19 de marzo de 1864, en el Cantón Saipurú, Provincia Cordillera del Departamento de Santa Cruz, y murió el 22 de mayo de 1919, en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

Es un escritor boliviano que, apartado de las luchas politiqueras de su tiempo, dedicó sus días a expurgar papeles y acopiar material para utilizar en dos quehaceres intelectuales afines: La historia y la tradición. Pero Aponte no es por sus libros de historia muy meritorios por supuesto: “La revolución del Acre”, uno y otro “La Batalla de Ingavi”, por los que se afirma en la historia de la literatura nacional, sino por un libro.  “Tradiciones Bolivianas” del que su prologador un tanto a desgano dice: “En el libro que el señor Aponte entrega hoy al juicio imparcial y desprevenido de la opinión, no ha positivamente nada que exalte el entusiasmo, ni nada que permita repetir las célebres frases de Lope de Vega a! frente de los versos de Fernando de Herrera: no hay otra cosa que una literatura moderada, sencilla y correcta, para realizar una forma artística de las mismas condiciones; lo que me permite afirmar que la empresa está fiel y lógicamente ejecutada”. Hoy del prologador cicatero de opinión, nadie se acuerda, pero José Manuel Aponte es y será siempre leído en sus tradiciones: uno porque es escritor sincero que utiliza de temática lo nuestro, los elementos del país en un afán de hacer obra que ayude a la formación de una literatura nacional; dos, Aponte es galano en el escribir, con propiedad en su lenguaje y además de un singular sentido de humor para narrar: extraña cualidad para su tiempo, ya que la generalidad de nuestros literatos eran inclinados a cultivar la taciturnidad o el pesimismo en sus escritos.

Su obra principal sobre la temática compone veintitrés temas, de los cuales catorce tradiciones son obtenidas del emporio de la ciudad de Potosí; dos corresponden al ámbito paceño; cuatro referentes a Santa Cruz, tierra natal del autor; dos a Sucre y una, especie de narración, dedicada a criticar algunas malas costumbres de la sociedad boliviana. No todos los temas tienen el valor de la novedad, una gran parte de las tradiciones potosinas ha tomado de la fuente inagotable que es la “Historia de la Villa Imperial de Potosí” de Bartolomé Arzánz de Orsúa y Vela, al igual que tradicionistas como Ricardo Palma, Julio Lucas Jaimes, Quesada y otros.

Muchas narraciones de costumbres bolivianas, son repeticiones temáticas que ya tomaron anteriores escritores. Sin embargo, lo novedoso del libro de Aponte, es la forma literaria que ha dado a cada tema; y el como la mayoría de los otros tradicionistas: Brocha Gorda, Calderón, Berríos, Camacho y hasta el mismo Ricardo Palma, tuvieron la influencia de aquel primer tradicionista americano potosino.

Muchas veces la tradición pretende ser un género de lectura moralista; pero Aponte respecto a ello, se muestra pacifista, hace partido con el pobre, ataca la usura, el fanatismo religioso representado por las célebres beatas; admira el sistema democrático de gobierno y toda virtud humana es para él merecedora de ensalzamientos Aponte era un escritor moralista y un patriota.

Leer a Aponte es descubrir al escritor nacionalista, al que realza nuestras cualidades como conglomerado social, al defensor sincero de lo nativo.

Con Aponte ocurrió lo mismo que con una gran mayoría de escritores nacionales que dejaron obra inédita. Es lástima que hasta ahora no se conozca la obra inédita que dicen dejó, dedicada al estudio de la historia boliviana y gran parte al tema que tanto apasionaba al autor de tradiciones: costumbrismo y nativismo nacionales.

La primera edición del libro “Tradiciones Bolivianas”, se publicó en 1909 y pasó casi inadvertido para la opinión pública. Más tarde, para la segunda edición, el autor había revisado su estilo literario.

Más del Tema
Contenidos Relacionados

Gilfredo Cortés Candía

Nació en la ciudad de la Santísima Trinidad, el 28 de diciembre de 1906. Fueron sus padres el Dr. Eulogio Cortés Elias y la Sra. María Candia Caballero, tuvo cuatro hermanos.

Pasó su infancia, diáfana y serena, bajo el amparo amoroso de su dulce hogar en San Ignacio de Mojos.

Pedagogo y escritor cuya principal obra “El Itenez salvaje” quien en 1937 se introdujo el Núcleo Indigenal Moré, para realizar una “redención del Indígena”, que más allá de la buena intención del pedagogo y del buen espíritu y humanismo que empleó, resultó ser un proceso civilizatorio forzado.

Hasta entonces a los Moré, se los conocía como un pueblo aguerrido, que mantenía luchas intertribales continuamente, en la región y que atacaba a los viajeros.

René Aguilera Fierro

Nació en Yacuiba, provincia Gran Chaco (Tarija), el 8 de octubre de 1947, sus padres Gaudencio Aguilera Cruz y María Fierro Ávila, casado con doña Marina Calle Block, de cuya unión son Lizeth, Rene y Cecilia. Realizó sus estudios en la Escuela “Cnl. Miguel Estenssoro” y en el Colegio Nacional “Pdte. Germán Busch” de su pueblo natal. Ingeniero Forestal en la Universidad “Juan Misael Saracho” de Tarija.

Poeta y narrador boliviano, nacido en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) en 1920. Autor de una brillante y original producción poética que se caracteriza por el tono intimista y la evocación melancólica, ha pasado principalmente a la historia de la Literatura boliviana del siglo XX por su amena producción prosística, en la que ofrece una espléndida radiografía de las costumbres y las formas de vida de sus compatriotas.

(Riberalta, Beni, Bolivia, 1918-Santa Cruz, Bolivia, 1991). Narrador. De padre francés y madre cruceña. Titulado como ingeniero en Francia, es especialista en caminos. Sus experiencias laborales han servido para la diversidad de sus cuentos, principalmente en su libro Costal de Limosnero, que incluso le permitió ganar un segundo premio en concurso realizado en 1963. Presidente de la Sociedad de Escritores y Artistas de Santa Cruz (1972-1974). Hernando Sanabria Fernández en el prólogo a Costal de Limosnero anota: “el cuento de Bameville es obra de arte muy digna de mayores consideraciones... leer mas...

Germán Coímbra Sanz nació el 1 de octubre de 1925 del hogar conformado por Germán Coímbra Barba y Eva Sanz. Se casó con Ana María Molina, con quien tuvo cinco hijos y 13 nietos. Escribió obras para teatro, rescatando leyendas del oriente boliviano, como La viudita, La Casa Santa y El Bibosi, piezas que a fines de los 80 fueron adaptadas a la televisión por Safipro.

Incursionó en el campo de la etnografía. Tratados como Mitologías sirionó y Los actuales indios de San José de Chiquitos llevan su firma.

Hernando Sanabria Fernández nació en Vallegrande, el 12 de diciembre de 1912 y falleció en Santa Cruz de la Sierra el 10 de agosto de 1986. Realizó sus estudios primarios en su ciudad natal y los secundarios en Santa Cruz y Sucre, donde también curso la carrera de Derecho. En el ejercicio de la docencia, fue profesor de secundaria en las asignaturas de Geografía e Historia, director de colegios del mismo nivel; Director General de Educación; catedrático de Sociología y posteriormente Vicerrector y Director de la Biblioteca Central de la Universidad Gabriel Rene Moreno.