Historia tradicional de doña Inés de Taboada

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls in book_prev() (line 775 of /home/munbtijx/public_html/modules/book/book.module).

Eufronio Viscarra

En esos memorables tiempos de ruidosas fiestas y de devoción sin límites, vivió en Mizque doña Inés de Taboada cuya singular historia la relataremos enseguida.

Era doña Inés, una aristocrática y garrida moza, que, allá, en las postrimerías de siglo XVII, frisada en los 25 años, y se sabe que nadie en la orgullosa ciudad de don Francisco de Alfaro, se le igualó en hermosura. Su carita sonrosada era algo como una bendición y su talle gentil y donairoso tenía de palma en primavera.

Amén de su belleza, poseía doña Inés por juro dé heredad, valiosas tierras que le producían veinte mil pesos al año.

La fama de sus encantos y de sus riquezas se había extendido, por lo menos, a ciento leguas a la redonda, y no es extraño, por tanto, que de cerca, y de lejos acudiesen a verla pretendientes, entre los que había muchos caballeros de chapa y de bigote alojo.

Entre ellos, eran tres los que más la requerían de amores. Asediaban a todas horas a la joven con musitado empeño y por las noches, apenas resonaba el toque de la queda en los conventos, se organizaban grandes serenatas a las puertas de la casa que ella habitaba. Arpas y violas gemían en el silencio de la noche y salterios y laúdes, acompañados de ayes y suspiros que salían de pechos profundamente apasionados, herían el aire con sus notas quejumbrosas.

A pesar de todo, doña Inés, se mostraba desdeñosa como la que más, y no habían llegado en verdad, el caso de que dirigiera una sola mirada a ninguno  de  sus  favorecedores  devotos.

Entre tanto, las músicas nocturnas y los ruidos extraños que se producían en el barrio, alarmaron a sus habitantes, y principió la murmuración que es muy explicable en tales casos.

Dos fenomenales jamonas que vivían en el mismo barrio y que se sentían acongojadas no tanto por la incomodidad como por la envidia de que estaban poseídas, comenzaron a dar rienda suelta a sus lenguas viperinas.

—No se puede vivir, decía doña Juanita, en este maldito lugar que se ha convertido en morada del mismo Satanás y de sus huestes infernales. Músicas por acá y suspiros por allá. No parece sino que los tarambanas que hacen esto, se hubieran propuesto matarme lentamente, robándome el sueño que es el mayor beneficio que Dios ha otorgado a la humanidad. Repito que no se puede soportar lo que pasa. Lo sabrá el señor Corregidor y lo sabrá la señora alcaldesa, y si ellos no ponen remedio al daño abandonaré el barrio y en su caso la ciudad. Empero, ya pronto se averiguará quien es la causa de este infernal alboroto...

—Quien ha de ser, bufaba doña Pancha, jamona más entrada en días que la anterior y fea como escuerzo, quien ha de ser, repetía, sino la muy casquivana de la Inés, que con su carita de amapola del campo y sus repulgos de hojuela de vanidad, está alborotando a esos papanatas, que andan de zoca en colodra, hacienda el amor a unas y a otras y que tan pronto se encuentran aquí como allá. Está visto que en los abominables tiempos que alcanzamos, todo se encuentra torcido y enrevesado. Ahora son las mujeres que solicitan a los hombres, y no éstos a aquéllas como debe ser. Cuando yo era joven, bien escarmentados quedaban los audaces que osaban suspirar al pie de mis ventanas, pues en menos que canté un gallo, tenían el agua en las narices y se iban para no volver más. Empero, quien tiene la culpa es la tarambana de la Inés que anda alborotando el cotarro para mi mal. Tendré paciencia, sin embargo, y ya se sabrá después, si le valen las pomadas y menjurjes con que se adoba el rostro. Que siga por ese camino y pronto la veré más pálida y flaca que un cirio pascual.

Después de todo, continuaban las músicas nocturnas, y las jamonas seguían poniendo lengua en doña Inés y murmurando a más y mejor. Sea que esta alcanzara a saber por fin, lo que de ella se decía, o que estuviese cansada de sus empalagosos adoradores, es el caso, que para librarse de ellos, ideó un ingeniosísimo expediente y puso por obra su plan, con admirable serenidad de espíritu.

De repente y con gran sorpresa de los amartelados mancebos, doña Inés cambió por completo. De zahareña y adusta que era, tornóse risueña en demasía y dirigió a los que suspiraban por ella, enloquecedoras y afectuosas miradas. No tardaron, por cierto, los enamorados en buscarla y tal era la prisa que se dio que abrían entrado por las ventanas, si no encuentran abierta la puerta principal de la casa.

Doña Inés, habló separadamente con cada uno de ellos, cuidándose de que unos no se apercibieran de lo que decía a los otros.

Expresó al primero, que antes de dar su mano quería tener seguridad de la adhesión que se le manifestaba, y le exigió, por tanto, que hiciera un sacrificio, duro, en verdad, pero necesario, para que en lo sucesivo pudiera vivir convencida de su cariño. Díjole en seguida, que a media noche, fuera a la iglesia Matriz de la ciudad y permaneciera recostado, y en actitud de muerto, durante dos horas, en el féretro donde solían colocar los cadáveres un día antes de sepultarlos.

Cuando se presentó el segundo, le manifestó lo mismo que al primero, en cuanto a la necesidad del sacrificio, y le impuso que en la noche indicada, se constituyera, media hora después de las doce, vestido de diablo, en la capilla de las benditas almas del purgatorio, que es donde se depositaba a los muertos, y permaneciera también dos horas.

Finalmente, le dijo al tercero, que poco después de la medianoche, fuera a velar al muerto en la capilla indicada.

Es inútil expresar que los tres aceptaron la imposición con marcadas muestras de regocijo.

Llegada la hora señalada, el primero de los citados personajes, penetró a la capilla. El aspecto que éste tenía, era capaz de infundir pavor al hombre más despreocupado y animoso. Emblemas mortuorios cubrían las paredes. Ángeles vestidos de negro y con las grandes alas abiertas, como si quisieran volar, adornaban los altares. Con todo, nuestro personaje, supo dominar por el momento el miedo de que estaba poseído, y se apoyó al féretro que, felizmente, se hallaba vacío. Púsose un sudario que allí encontró; recostóse después cautelosamente dentro del mortuorio carromato, cruzó las manos sobre el pecho y cerró los ojos, en seguida, imitando la actitud dolorosa y resignada de los muertos. Dos búhos pintados en la cubierta del féretro y que al desventurado le parecían vivos, le miraban fijamente con sus hundidos ojos preñados de tristeza.

Era tan absoluto el silencio que reinaba en la capilla, que se hubiera podido escuchar el vuelo de las moscas. Sólo de vez en cuando se dejaba oír el chisporroteó de un cirio, que con luz pálida y moribunda alumbraba a medias aquel lúgubre recinto.

De repente, se oyó el crujido de una puerta acompañado de lejano humor de pasos. El desgraciado cerró fuertemente los ojos; pero un segundo ruido mucho más fuerte que el anterior, le obligó a abrirlos de un modo desmesurado y "cosa estupenda" vio en su presencia al demonio, que agitaba su luenga cola de fuego y sus inmensas y negras alas de murciélago.

Ante esa horrible visión, el que hacía de muerto ya no pudo contenerse por más tiempo, se incorporó de súbito sobre su fúnebre lecho, desgarró bruscamente el sudario que cubría su cuerpo y huyó despavorido con dirección a la puerta.

Entretanto, el diablo que creía a pie juntillas que el muerto había resucitado, huyó también en la misma dirección.

En cuanto al individuo que había ido a velar al muerto, se sabe que fue el primero que consiguió franquear la puerta, corriendo desesperadamente como los otros; siendo de notar que el muerto huía por miedo al demonio, este por miedo al muerto y el tercero por miedo a los dos.

Mientras que los tres personajes echaban los bofes, corriendo cada uno por su camino, desde el balcón de una casa situada a poca distancia del templo, una hermosa dama, arrebujaba en su amplio mantón de invierno, contemplaba con risa diabólica la original aventura.

Desde entonces, cesaron las músicas nocturnas, las jamonas del barrio dejaron de agitar sus lenguas de víbora, y lo que es mejor, pudo ya dormir en paz la bellísima doña Inés.

Contenidos Relacionados

El profundo afecto que este pueblo profesa a su "mamita" de Urk'upiña tiene su bellísima explicación.

Cuando Quillacollo, era apenas un pueblito pequeño, mucho menor que Tapacari, Tiquipaya y el Paso, una niña pastorcita de minúsculo rebaño se pasaba días y más días pastando sus ovejas al pie de un promontorio del cerro llamado "El Calvario" frente al rancherío de Cota. Cuando un día se dirigió hacia ella una hermosa dama con un niño en su regazo. Así pasaba las horas ella conversando con la Señora, no una sino muchas veces.

Aún niño, Max, había escuchado a sus padres y abuelos relatos de grandes fortunas en tapados encontrados en la ciudad colonial de Potosí, y ese hecho despertó en él un vivo deseo de encontrar uno en algunas casas viejas de la ciudad.

Frente a su casa en la esquina de las calles General Achá y Ayacucho, se levantaba una antigua casona que sé dice pertenecía a una familia alemana de apellido Barber cuyo jefe de familia era comerciante y realizaba frecuentes viajes de Puerto Villarroel a Trinidad con una pequeña embarcación que poseía, en esos tiempos de la fiebre del caucho.

En Valle Hermoso una de las tradiciones religioso -paganas más conocidas a nivel nacional es la de Santa Vera Cruz que se cumple cada tres de mayo de todos los años, y es una de las fiestas más típicas en Cochabamba.

La capilla actualmente se encuentra a ocho kilómetros de la capital del departamento, en Valle Hermoso, siendo la tercera que se ha verificado en veneración del crucifijo; pues las dos primeras se encontraban en la misma región, pero en la que construyeron hace mucho tiempo atrás.

Mercedes Anaya de Urquidi

Don Crispín, era un hombre afortunado, prestamista de talla. Todos los negociantes necesitados, recurrían a sus arcas hipotecando sus propiedades y joyas con intereses exorbitantes que luego se capitalizaban y al final de cuenta, resultaban escasas las propiedades hipotecadas, para el pago de sus deudas, pues don Crispín no era de los que perdonaba un cobre.

A esta andar el avaro se hizo riquísimo, dueño de inmensas fincas y muchas casas, fuera de joyas empeñadas y dinero hasta para enterrarlo.

La alegría reina en la fiesta, es el matrimonio de su mejor amigo y era su deber acompañarle y desearle las congratulaciones consabidas.

Junto a un grupo de amigos, Remberto, departe amigablemente al calor de la bebida, aquellos años mozos cuando niños solían deambular por todas las campiñas de Tarata, en son de "mack'unquear" las sabrosas frutas aún frescas que colgaban de las huertas de toda la región.

A una distancia de quince kilómetros de la localidad de Punata se encuentra la comunidad de K'uchu Muela lugar donde se encuentra el milagroso niño de Sik'imira, patrono de esta región.

Cuenta la leyenda que dos niños que vivían transitoriamente en la localidad de Tacachi, población cercana a K'uchu Muela ayudaban a sus padres en la cosecha de algunos terrenos trabajando incesantemente desde tempranas horas hasta muy cerrada la tarde con el fin de cumplir su cosecha.

Luego del apresamiento del Inca Atahuallpa por parte de los españoles y con esperanza de su libertad, éste instruyó a sus vasallos recolectar todo objeto de valor que había en todo el imperio, sin embargo, en forma secreta dio la orden de custodiar el más valioso objeto que se encontraba en el valle de k'ochapampa.

En una de las visitas de los súbditos más fieles al Inca en su prisión, éste en tono de preocupación le dice: