Puente de Melgarejo

La alegría reina en la fiesta, es el matrimonio de su mejor amigo y era su deber acompañarle y desearle las congratulaciones consabidas.

Junto a un grupo de amigos, Remberto, departe amigablemente al calor de la bebida, aquellos años mozos cuando niños solían deambular por todas las campiñas de Tarata, en son de "mack'unquear" las sabrosas frutas aún frescas que colgaban de las huertas de toda la región.

De pronto la conversación se centra en el famoso puente de Melgarejo construido sobre el río Pilimayu junto a un centenario árbol de ceibo, donde el ex-presidente solía bailar y tomar la deliciosa chicha junto a sus amigos y las infaltables cholitas, festejando sus triunfos.

— Dicen que a altas horas de la noche, el General aún festeja en ese lugar sus triunfos, -comenta uno de ellos--- Es verdad, dicen que a don Jacinto se le había aparecido Melgarejo en persona que estaba junto a una   hermosa cholita.

— Qué ca... todo es mentira, cómo es posible en tiempos como estos aún se tenga esa creencia en apariciones, —arguye Remberto-- cortando la conversación para continuar bebiendo.

Transcurre la medianoche, cerca al amanecer, Remberto, aún entre copas, decide recogerse a su vivienda. Se levanta de la silla, donde había estado dormitando bastante tiempo, levanta su sacón y sale.

Es una fría y oscura noche, un silencio sepulcral presentan los callejones serpenteantes que se pierden en el silencio de la noche de Tarata. Con paso lento, pero seguro, avanza el hombre, en tanto se escucha el canto lejano de un gallo, anunciando el amanecer.

La luna alumbra tenuemente el ambiente, que es suficiente para que él se pueda orientar hasta llegar al famoso puente de Melgarejo. Cuando se dispone a cruzarlo, siente que algo se le enreda en los pies. Se inclina y descubre que un ovillo de lana se le había envuelto por todo su alrededor. Un poco molesto por este imponderable, intenta desenredarse y en eso siente la presencia de una persona.

Al levantar la vista, estaba ahí, junto al ceibo, alumbrado levemente por la luz de la luna una hermosa chola de grandes ojos, labios carnosos y seductores; turgentes y endurecidos pechos envuelta en un manto negro; junto a ella sentado a los pies del árbol con su capa y espada toledana y sombrero alón de alta ancha el General Melgarejo.

No puede dar crédito a lo que sus ojos están mirando, restrega los mismos y al volverlos a abrir, la imagen de la aparición continúa. Es tan grande la impresión que sus piernas flaquean y no le responde, es decir, quedan paralizados, instantes en que la imagen se va disipando y todo queda tal como antes, en silencio.

Retorna a su vivienda y no puede conciliar el sueño, la imagen en su mente se repite en forma constante, sabe que nadie le creerá lo que vio.

Muchas personas atestiguan y testimonian, con sus propios ojos que ven la imagen de Melgarejo algunas veces sentado al pie del ceibo o en otras montado en su caballo blanco y junto a él una chola muy hermosa. De ahí que, nadie pasa por ese lugar a determinada hora de la noche, por temor a encontrarse con la chola o Melgarejo; los táratenos en su buena fe piensan que los dos deben estar juntos por los siglos de los siglos.

Contenidos Relacionados

El profundo afecto que este pueblo profesa a su "mamita" de Urk'upiña tiene su bellísima explicación.

Cuando Quillacollo, era apenas un pueblito pequeño, mucho menor que Tapacari, Tiquipaya y el Paso, una niña pastorcita de minúsculo rebaño se pasaba días y más días pastando sus ovejas al pie de un promontorio del cerro llamado "El Calvario" frente al rancherío de Cota. Cuando un día se dirigió hacia ella una hermosa dama con un niño en su regazo. Así pasaba las horas ella conversando con la Señora, no una sino muchas veces.

Aún niño, Max, había escuchado a sus padres y abuelos relatos de grandes fortunas en tapados encontrados en la ciudad colonial de Potosí, y ese hecho despertó en él un vivo deseo de encontrar uno en algunas casas viejas de la ciudad.

Frente a su casa en la esquina de las calles General Achá y Ayacucho, se levantaba una antigua casona que sé dice pertenecía a una familia alemana de apellido Barber cuyo jefe de familia era comerciante y realizaba frecuentes viajes de Puerto Villarroel a Trinidad con una pequeña embarcación que poseía, en esos tiempos de la fiebre del caucho.

En Valle Hermoso una de las tradiciones religioso -paganas más conocidas a nivel nacional es la de Santa Vera Cruz que se cumple cada tres de mayo de todos los años, y es una de las fiestas más típicas en Cochabamba.

La capilla actualmente se encuentra a ocho kilómetros de la capital del departamento, en Valle Hermoso, siendo la tercera que se ha verificado en veneración del crucifijo; pues las dos primeras se encontraban en la misma región, pero en la que construyeron hace mucho tiempo atrás.

Mercedes Anaya de Urquidi

Don Crispín, era un hombre afortunado, prestamista de talla. Todos los negociantes necesitados, recurrían a sus arcas hipotecando sus propiedades y joyas con intereses exorbitantes que luego se capitalizaban y al final de cuenta, resultaban escasas las propiedades hipotecadas, para el pago de sus deudas, pues don Crispín no era de los que perdonaba un cobre.

A esta andar el avaro se hizo riquísimo, dueño de inmensas fincas y muchas casas, fuera de joyas empeñadas y dinero hasta para enterrarlo.

A una distancia de quince kilómetros de la localidad de Punata se encuentra la comunidad de K'uchu Muela lugar donde se encuentra el milagroso niño de Sik'imira, patrono de esta región.

Cuenta la leyenda que dos niños que vivían transitoriamente en la localidad de Tacachi, población cercana a K'uchu Muela ayudaban a sus padres en la cosecha de algunos terrenos trabajando incesantemente desde tempranas horas hasta muy cerrada la tarde con el fin de cumplir su cosecha.

Luego del apresamiento del Inca Atahuallpa por parte de los españoles y con esperanza de su libertad, éste instruyó a sus vasallos recolectar todo objeto de valor que había en todo el imperio, sin embargo, en forma secreta dio la orden de custodiar el más valioso objeto que se encontraba en el valle de k'ochapampa.

En una de las visitas de los súbditos más fieles al Inca en su prisión, éste en tono de preocupación le dice:

Avelino disfruta de una exquisita velada en la tienda de doña Flora con motivo del nacimiento de su primer nieto, hijo de su primogénita hija Aurelia.

La alegría de la fiesta al son de la música, baile y bebida, hace que pierda la noción del tiempo y se dedique a festejar a lo grande este nacimiento hasta llegar a la exageración.

Ya todos los asistentes se han marchado y al verse solo y ebrio, se levanta del poyo donde está, tambaleándose, sale de la casa sin hacer caso del pedido de la hija que le ruega quedarse a descansar.