Leyenda del Jukumari

Hace muchos años atrás vivían en la espesura del parque Carrasco y en Altamachi en Cochabamba una raza de seres dotados de una fuerza descomunal que por ser velludos se habían alejado de los seres humanos para vivir en la espesura de la selva tropical.

Siendo todos varones y al no haber mujeres para mantener viva su especie, entraron en una profunda crisis pasional.

Luego de una larga y discutida reunión decidieron acudir al Jukumari mayor, para que les diera un consejo sabio para resolver el problema. Éste les dijo que al igual que el águila real, es señor de las alturas, los jukumaris de la misma manera eran dueños de todo lo que significaba ser parte de la tierra.

A partir de ese día estos seres se dispersaron en búsqueda de una solución a su problema de supervivencia.

Conocedores de la maldad de los hombres, evitaban de todas las formas posibles encontrarse con ellos; sin embargo, cierto día, un joven jukumari, desde la espesa vegetación del bosque a orillas de un río, contempló a una hermosa mujer sin pelos, quedando embelezado con su encanto y su voz tierna y dulce. Desde ese día todas las tardes veía a la mujer en el río sin atrever acercarse.

Una tarde calurosa, en que la hermosa mujer se desnudó para bañarse, fue cuando, el Jukumari, no lo pensó dos veces, corrió y tomó a la doncella, la cargó en su hombro como si fuera una hoja, luego se internó en la espesura del monte.

Caminaron varias horas y solo descansaban para comer algunas frutas, hasta llegar a un cerro, lugar donde vivía el oso. La ladera de este cerro ocultaba su morada que se encontraba tapado con una enorme piedra que hacía de puerta. El descomunal animal, retiró la piedra e introdujo en ella a la mujer pese a la débil oposición de ella.

Pasaron los años, ella tuvo su hijo, a quien le prodigó toda su atención, educándole lo mejor que pudo; sin embargo, el niño preguntaba constantemente qué es lo que había fuera de su hogar.

Tanto fue la insistencia del niño que terminó convenciéndola a la madre su deseo de salir del lugar.

Una mañana cuando el padre salió en busca de alimentos, la madre y el hijo, con un esfuerzo supremo lograron mover la piedra y huir por la espesura hasta llegar a la población más cercana, en la que amparada por los vecinos le protegieron contra la furia del Jukumari que les buscaba incesantemente por toda la espesura.

La mujer con el fin de darle una esmerada educación a su hijo, le inscribió a la escuela del lugar, sin darse cuenta que el niño tenía la piel muy espesa de pelos, hecho notado por sus compañeros, quienes constantemente se le burlaban.

Un día el niño no resistió más y al primer insulto, le dio un golpe al ofensor, quien cayó sin sentido al suelo y lo mismo hizo con aquellos niños que se atrevían a insultarle. La gran fuerza que tenía no fue inadvertida por la dirección y el cuerpo docente, quienes veían en el niño un gran peligro.

La madre, al enterarse del hecho, temiendo la reacción de la población, tomó sus cosas y junto a su hijo se internó en la espesura de la selva para no saberse nunca más de ella.

Cuenta la leyenda que el joven jukumari, como su padre, ronda la región en busca de una mujer para vivir con ella.

Contenidos Relacionados

El profundo afecto que este pueblo profesa a su "mamita" de Urk'upiña tiene su bellísima explicación.

Cuando Quillacollo, era apenas un pueblito pequeño, mucho menor que Tapacari, Tiquipaya y el Paso, una niña pastorcita de minúsculo rebaño se pasaba días y más días pastando sus ovejas al pie de un promontorio del cerro llamado "El Calvario" frente al rancherío de Cota. Cuando un día se dirigió hacia ella una hermosa dama con un niño en su regazo. Así pasaba las horas ella conversando con la Señora, no una sino muchas veces.

Aún niño, Max, había escuchado a sus padres y abuelos relatos de grandes fortunas en tapados encontrados en la ciudad colonial de Potosí, y ese hecho despertó en él un vivo deseo de encontrar uno en algunas casas viejas de la ciudad.

Frente a su casa en la esquina de las calles General Achá y Ayacucho, se levantaba una antigua casona que sé dice pertenecía a una familia alemana de apellido Barber cuyo jefe de familia era comerciante y realizaba frecuentes viajes de Puerto Villarroel a Trinidad con una pequeña embarcación que poseía, en esos tiempos de la fiebre del caucho.

En Valle Hermoso una de las tradiciones religioso -paganas más conocidas a nivel nacional es la de Santa Vera Cruz que se cumple cada tres de mayo de todos los años, y es una de las fiestas más típicas en Cochabamba.

La capilla actualmente se encuentra a ocho kilómetros de la capital del departamento, en Valle Hermoso, siendo la tercera que se ha verificado en veneración del crucifijo; pues las dos primeras se encontraban en la misma región, pero en la que construyeron hace mucho tiempo atrás.

Mercedes Anaya de Urquidi

Don Crispín, era un hombre afortunado, prestamista de talla. Todos los negociantes necesitados, recurrían a sus arcas hipotecando sus propiedades y joyas con intereses exorbitantes que luego se capitalizaban y al final de cuenta, resultaban escasas las propiedades hipotecadas, para el pago de sus deudas, pues don Crispín no era de los que perdonaba un cobre.

A esta andar el avaro se hizo riquísimo, dueño de inmensas fincas y muchas casas, fuera de joyas empeñadas y dinero hasta para enterrarlo.

La alegría reina en la fiesta, es el matrimonio de su mejor amigo y era su deber acompañarle y desearle las congratulaciones consabidas.

Junto a un grupo de amigos, Remberto, departe amigablemente al calor de la bebida, aquellos años mozos cuando niños solían deambular por todas las campiñas de Tarata, en son de "mack'unquear" las sabrosas frutas aún frescas que colgaban de las huertas de toda la región.

A una distancia de quince kilómetros de la localidad de Punata se encuentra la comunidad de K'uchu Muela lugar donde se encuentra el milagroso niño de Sik'imira, patrono de esta región.

Cuenta la leyenda que dos niños que vivían transitoriamente en la localidad de Tacachi, población cercana a K'uchu Muela ayudaban a sus padres en la cosecha de algunos terrenos trabajando incesantemente desde tempranas horas hasta muy cerrada la tarde con el fin de cumplir su cosecha.

Luego del apresamiento del Inca Atahuallpa por parte de los españoles y con esperanza de su libertad, éste instruyó a sus vasallos recolectar todo objeto de valor que había en todo el imperio, sin embargo, en forma secreta dio la orden de custodiar el más valioso objeto que se encontraba en el valle de k'ochapampa.

En una de las visitas de los súbditos más fieles al Inca en su prisión, éste en tono de preocupación le dice: