La cholita de las fiestas del carnaval

Dicen que en tiempos pasados en la zona sud del pueblo de Cochabamba en los días de Carnaval aparece una singular comparsa que es liderizada por una cholita que aparece en esas fechas y, a las personas que las encuentran ella las encanta, así como los provoca y si los que ven pretenden acompañarla, corren el riesgo de ser devoradas por ella y los alegres componentes de la fantasmal comparsa que la acompañan.

Jorge Choquechambi joven inquieto y travieso en esos días, habíase invitado para ser parte de un baile en las fiestas del Carnaval; para eso alistó su mejor ropa y decide asistir a ella.

El entusiasmo hace que se quede hasta altas horas de la noche, pero al darse cuenta de lo avanzado de la hora se despide de la bullanguera fiesta, aunque un amigo le dice que era mejor que se quedara porque esas noches se presentaba la chola del Carnaval a quienes se encontraban solos por el pueblo.

Sin hacer caso de la recomendación, sale de la fiesta agarrando su charango y comienza a caminar por las silenciosas calles del lugar; la bebida y la música de su charango manejado diestramente por él, al parecer, le hace olvidar que ha recorrido un buen trecho y se encuentra solo en medio de la oscuridad. No hay novedad, se dice entre sí, en tanto pretende apurar el paso; de repente comienza a sonar en sus espaldas una bullanguera comparsa que los oye nítidamente; es tan rítmica y alegre la comparsa que él agarra su charango y pretende seguir la música mientras se escucha más cerca la presencia de la susodicha comparsa.

Intrigado por la melodía y las personas que a esas horas estaban bailando en la calle, se da vuelta y cuál no es su sorpresa al ver al frente de esa comparsa a una cholita muy bonita con un traje brilloso sonriéndola con sus dientes de oro e insinuándola a bailar con ella.

No lo piensa un instante el joven aventurero pretender acompañar a la singular aparición, pero la recomendación de los amigos hace reaccionar a Jorge y apresura el paso para alejarse de la aparición; sin embargo, mientras más se aleja más cerca está la comparsa.

Lleno de susto pretende tocar las puertas de los vecinos, pero nadie contesta a sus golpes. En tal trance, corre como alma que lleva el Diablo hasta llegar cerca a una casa donde aún continuaba la fiesta, ingresando con grandes esfuerzos en tanto que los invitados se sorprenden por la forma como se presenta el joven.

Con gran susto les cuenta que tras de él venía una comparsa con una cholita al frente; al escucharlo todos salen de la fiesta para ver fuera, sin embargo, todo está en silencio y no hay nadie.

Luego de entrar en sano juicio, les cuenta con lujo de detalles acerca de lo que vio, pero nadie le cree, sin embargo, la leyenda dice que a los fiesteros que se animan a salir a solas a altas horas de la noche en esos días del Carnaval les aparece la cholita que busca una pareja.

Contenidos Relacionados

El profundo afecto que este pueblo profesa a su "mamita" de Urk'upiña tiene su bellísima explicación.

Cuando Quillacollo, era apenas un pueblito pequeño, mucho menor que Tapacari, Tiquipaya y el Paso, una niña pastorcita de minúsculo rebaño se pasaba días y más días pastando sus ovejas al pie de un promontorio del cerro llamado "El Calvario" frente al rancherío de Cota. Cuando un día se dirigió hacia ella una hermosa dama con un niño en su regazo. Así pasaba las horas ella conversando con la Señora, no una sino muchas veces.

Aún niño, Max, había escuchado a sus padres y abuelos relatos de grandes fortunas en tapados encontrados en la ciudad colonial de Potosí, y ese hecho despertó en él un vivo deseo de encontrar uno en algunas casas viejas de la ciudad.

Frente a su casa en la esquina de las calles General Achá y Ayacucho, se levantaba una antigua casona que sé dice pertenecía a una familia alemana de apellido Barber cuyo jefe de familia era comerciante y realizaba frecuentes viajes de Puerto Villarroel a Trinidad con una pequeña embarcación que poseía, en esos tiempos de la fiebre del caucho.

En Valle Hermoso una de las tradiciones religioso -paganas más conocidas a nivel nacional es la de Santa Vera Cruz que se cumple cada tres de mayo de todos los años, y es una de las fiestas más típicas en Cochabamba.

La capilla actualmente se encuentra a ocho kilómetros de la capital del departamento, en Valle Hermoso, siendo la tercera que se ha verificado en veneración del crucifijo; pues las dos primeras se encontraban en la misma región, pero en la que construyeron hace mucho tiempo atrás.

Mercedes Anaya de Urquidi

Don Crispín, era un hombre afortunado, prestamista de talla. Todos los negociantes necesitados, recurrían a sus arcas hipotecando sus propiedades y joyas con intereses exorbitantes que luego se capitalizaban y al final de cuenta, resultaban escasas las propiedades hipotecadas, para el pago de sus deudas, pues don Crispín no era de los que perdonaba un cobre.

A esta andar el avaro se hizo riquísimo, dueño de inmensas fincas y muchas casas, fuera de joyas empeñadas y dinero hasta para enterrarlo.

La alegría reina en la fiesta, es el matrimonio de su mejor amigo y era su deber acompañarle y desearle las congratulaciones consabidas.

Junto a un grupo de amigos, Remberto, departe amigablemente al calor de la bebida, aquellos años mozos cuando niños solían deambular por todas las campiñas de Tarata, en son de "mack'unquear" las sabrosas frutas aún frescas que colgaban de las huertas de toda la región.

A una distancia de quince kilómetros de la localidad de Punata se encuentra la comunidad de K'uchu Muela lugar donde se encuentra el milagroso niño de Sik'imira, patrono de esta región.

Cuenta la leyenda que dos niños que vivían transitoriamente en la localidad de Tacachi, población cercana a K'uchu Muela ayudaban a sus padres en la cosecha de algunos terrenos trabajando incesantemente desde tempranas horas hasta muy cerrada la tarde con el fin de cumplir su cosecha.

Luego del apresamiento del Inca Atahuallpa por parte de los españoles y con esperanza de su libertad, éste instruyó a sus vasallos recolectar todo objeto de valor que había en todo el imperio, sin embargo, en forma secreta dio la orden de custodiar el más valioso objeto que se encontraba en el valle de k'ochapampa.

En una de las visitas de los súbditos más fieles al Inca en su prisión, éste en tono de preocupación le dice: