Los incas conquistan el collasuyo

Vivía aún en Inca Viracocha cuando empezó a reinar en el Cuzco su hijo Pachacuti, que había adquirido gran fama por haber conquistado para los incas muchas comarcas sometiendo a varios pueblos, entre ellos a los chancas. En tiempo de este Inca el collasuyo estaba gobernado por Chuchi Capac, posiblemente hijo de Cari quíen años antes había conquistado a los Zapana y pactado con Viracocha.  Dice Sarmiento de Gamboa de éste: "Chuchi Capac creció tanto en autoridad y riquezas con aquellas naciones del Collasuyo, que le respetaban todos los Collas".  Según este mismo cronista "tenía este rey presas y sujetas más de 160 leguas de norte a sur, porque era cinche, o, como él se nombraba: Capac, o Collacapac, desde veinte leguas del Cuzco hasta los Chichas."

Pachacuti reunió sus ejércitos y marchó hacia el Collao.  Chuchi Capac, entre tanto, "sin hacer caso de ida ni aparatos del Inca Yupanqui" lo esperaba en Hatun Colla, capital de su imperio, fiado seguramente en el pacto que había sellado con Viracocha, y pensando que Pachacuti venía en son de amigo o súbdito, no reunió ningún ejercito.  Sin embargo, el Inca envióle mensajeros pidiéndo que le sirviese o obedeciése pues de lo contrario entraría en batalla con él.  "De esta embajada recibió pesadumbre Chuchi Capac y respondióle soberbiamente que él se holgaba de que hubiese venido a darle obediencia como las demás naciones a quién él había conquistado..."

Lucharon pues al siguiente día los incas con los collas, venciendo los primeros.  Pachacuti prendió a Chuchi Capac y lo dejó prisionero mientras él pasaba a Hatun Colla donde, en la morada del rey colla recibió el homenaje de todos los pueblos que obedecían a Chuchi Capac.

Todos los cronistas coinciden en decir que Pachacuti estuvo tan solo una vez en el Collao, por eso debemos pensar que fue que esta expedición, cuando ocurrió lo de Ayaviri, del que quedó sangrienta memoria entre los collas.

etiquetas: 

Contenidos Relacionados

Un análisis de lo que pudo haber sido la composición estatal de Tiwanaku muestra un alcance geográfico caracterizado por cuatro regiones mayores: el territorio nuclear, el área nuclear, las provincias y la periferia.

El territorio nuclear, el centro, formado por el sitio de Tiwanaku, con el complejo ceremonial y todos sus componentes.

Varias hipótesis surgieron a lo largo del tiempo para explicar qué fue Tiwanaku y cómo se fue desarrollando desde una etapa formativa hasta llegar a tener las características que definieron su época de mayor esplendor, como un Estado que marcó con su presencia a toda una región durante una larga etapa de la historia.  Usamos la palabra Estado en su sentido más general, como la institucionalización de poder, con el desarrollo de jerarquías políticas y económicas.

La riqueza cultural de los valles interandinos tiene tanta profundidad temporal como la que conocemos en el área altiplánica. Esta característica ya fue advertida a mediados del siglo XX por los investigadores del Museo Arqueológico de Cochabamba, quienes la denominaron “Cultura de Túmulos”.

El Formativo es un período caracterizado por la transición que experimentaron los grupos de cazadores, recolectores y pescadores hacia el sedentarismo. Con ello se propició la formación de asentamientos permanentes y el desarrollo de nuevas formas productivas, tales como la agricultura y el pastoreo. Entonces, el concepto de Formativo responde a una nomenclatura basada en el desarrollo tecnológico y social.

En 2011, en los alrededores de Potosí, fueron encontrados varios sitios, posiblemente del período Arcaico. En uno de ellos se hallaron dientes de hippidium, una especie ya extinguida de caballo americano.

Las investigaciones sobre esta etapa son las menos numerosas dentro del campo arqueológico y de otras disciplinas en Sudamérica. Incluso si se compara con las pocas investigaciones realizadas en países vecinos, el trabajo arqueológico que se ha hecho en Bolivia es muy reducido, en especial para las épocas más tempranas, aunque en los últimos diez años aumentaron las excavaciones, investigaciones e hipótesis.

La época conocida como el Arcaico se desarrolló aproximadamente entre 11000 y 4000 años antes del presente (9000 y 2000 a.C.) En la etapa más antigua de este período histórico los seres humanos convivieron con la megafauna del Pleistoceno.