Bajo el Signo de Las Fuerzas Armadas (1964-1978)

Dictadura Militar en Bolivia 1964-1978

El Golpe de Estado de 1964 forzó una modificación en la política global en relación a los sectores populares y el cambio esencial de un gobierno civil a otro detentado casi exclusivamente por militares, pero la orientación estatista y de capitalismo de estado no varió sustancialmente, por el contrario, en la década de los años setenta se incrementó significativamente. De los 18 años que median entre noviembre de 1954 y octubre de 1982, fecha de la definitiva reapertura democrática, sólo por un año y tres meses Bolivia tuvo tres presidentes civiles y sólo cuatro años de gobiernos democráticos. Fue una época protagonizada por el ejército como fuente y protagonista del poder político.

Como vimos, a pesar de un cambio constitucional tan importante que desplazó doce años de poder civil de raíz democrática por mas de quince de poder militar emanado casi siempre del golpe de estado, la influencia de los cambios y las líneas maestras de la política de la Revolución de 1952 continuaron vigentes. En algunos casos (gobiernos de Ovando y Torres) se buscó la continuación de ese modelo político, en los restantes se mencionó siempre las tres medidas fundamentales del 52 y el concepto del nacionalismo como bandera de los gobiernos de las FF.AA., aunque en la práctica se tomaron modelos desarrollistas ligados a los sectores de mayor poder e influencia económica en el país.

El estado nacional había sido reformulado de manera radical en el período anterior, al punto que la ideología boliviana pasaba, salvo e acepciones muy aisladas, por el convencimiento de que el camino del estado poderoso y administrador directo de los sectores productivos era el correcto. En esos años la CEPAL (Comisión Económica para América Latina dependiente de la ONU) predicaba la necesidad para el continente de una economía en esa dirección que lograra progresivamente la sustitución de importaciones a partir de un proceso de industrialización. El caso es que Bolivia no había podido lograr la tan ansiada industrialización al carecer de dos elementos claves, un mercado interno fuerte con capacidad de consumo y un ahorro interno significativo. La inserción del campesinado a la vida política no logró convertirlo en consumidor ni mejoró sustancialmente sus condiciones de vida marcadas por una economía de autoabastecimiento. El objetivo de la Revolución, de cambiar dramáticamente el estándar de vida de los bolivianos, no se logró en el agro y el crecimiento urbano tampoco fue lo suficientemente acelerado como se podía haber deseado.

América Latina vivía la efervescencia de la revolución cubana (Bolivia no fue una excepción) que abrió una perspectiva insospechada a los movimientos marxistas del continente. La tesis de la lucha armada que llevó al poder a Castro y la experiencia de la guerra de Vietnam, despertaron expectativas de un cambio por las armas, que desataron varios movimientos guerrilleros en el continente. Los acontecimientos del mayo francés fueron también un incentivo para la explosión de ideas radicales de cambios de inspiración marxista en todos los tonos posibles del socialismo, desde el trotskismo, hasta el foquismo, pasando por el stalinismo. Esta realidad llevó a la experiencia militar de Velasco Alvarado en Perú (1968), inspirada en el tercerismo de Nasser en Egipto (una vía nacionalista, ni capitalista ni marxista) y al triunfo del socialismo en Chile por la vía democrática. El ascenso de Allende en 1970 coincidió con un triángulo de posiciones de izquierda en Bolivia, Chile y Perú.

Estos cambios deben vincularse también a la variación de la política estadounidense tras la muerte de Kennedy. En la presidencia de Johnson la política latinoamericana estuvo signada por la llamada “Doctrina de Seguridad Nacional”, de profundo carácter anticomunista y de impulso de la represión en el interior de cada país para evitar experiencias como la cubana. La política para América Latina se manejó desde entonces mucho más condicionada a las ideas del pentágono que a las del departamento de estado. Las Fuerzas Armadas latinoamericanas no sólo fueron fortalecidas, sino apoyadas para ejercer un control directo en la política y las decisiones nacionales, que se tradujo en el ejercicio directo del poder. Bolivia y Brasil fueron los primeros países en pasar de la democracia al autoritarismo militar (1964) en una tendencia que se haría continental hasta fines de la década de los setenta. El cambio radical hacia gobiernos autoritarios de derecha, sin escrúpulo alguno hacia el respeto a los derechos humanos y con una obsesión anticomunista que lindaba con el fanatismo, dejaron una secuela de confrontación y violencia sin precedentes en el continente y en el país.

etiquetas:
Contenidos Relacionados

La apertura democrática de principios de los ochenta tuvo dos características, la recuperación total de libertades ciudadanas y la imposición de un modelo de economía abierta. El primero en el gobierno de Siles y el segundo en el de Paz Estenssoro. El desarrollo de ambos conceptos se apoyó en una democracia de pactos surgida tras la crisis de gobernabilidad de la UDP. Ante la imposibilidad de ningún candidato de lograr el 50 % más uno de los votos por más de veinte años, se impuso la lógica de lograr acuerdos entre los partidos mayoritarios para tener mayoría congresal y cogobernar.

La experiencia democrática, inaugurada el 10 de octubre de 1982, marcó algunos rasgos de gran trascendencia. En primer lugar se puede decir que, tanto por la composición parlamentaria de real pluripartidismo como por el respeto total a las libertades ciudadanas, incluida la libertad plena de expresión y por tanto de discrepancia pública con el poder constituido, se vivió en Bolivia una democracia genuina como no se había experimentado antes (entendiendo por tal la vigencia de la Constitución política del estado y el marco del sistema político democrático que ésta representa).

Bolivia, igual que el resto de los países latinoamericanos (unos antes que otros) se vio ante la disyuntiva del cambio. La dictadura militar había agotado sus postulados, la sociedad estaba cansada de tres lustros de gobiernos militares de diferente cuño y esperaba ansiosa la apertura total de las compuertas de la democracia. Pero ocurría que el modelo del estado del 52 parecía mantener todavía su vigor.

Bolivia había llegado en 1952 a un punto de no retorno, las ideas liberales acuñadas a fines del siglo pasado habían dado de si todo lo que podían dar. El país había experimentado un modelo con sus virtudes y defectos. La receta estaba agotada.

El final frustrante y amargo de la guerra hirió al país entero, pero sobre todo hirió de muerte al viejo sistema político. Al terminar el conflicto bélico se abrió un momento de transición histórica lleno de tensiones y de fuerzas contrapuestas que lucharon durante tres lustros por imponer sus diferentes visiones del país. El parto largo, lleno de meandros y de violencia, culminó finalmente en el movimiento revolucionario mayor que haya vivido Bolivia en su historia republicana, la revolución de 1952.

Bolivia llegó a la guerra del Chaco después de cincuenta años de aplicación del modelo liberal que logró una esta utilidad admirable para un país que había vivido la inestabilidad política crónica desde 1839 hasta 1880, en una alternancia entre gobiernos precarios y breves y largas dictaduras.

Una realidad indiscutible del largo período de la oligarquía es que Bolivia vivió un proceso de modernización. Los rasgos más evidentes de esta transformación tuvieron que ver con la implantación en el país de los logros tecnológicos más importantes del siglo XIX (el ferrocarril, la luz eléctrica, el telégrafo, el teléfono, la radio y una infraestructura básica de saneamiento en las principales ciudades). El resultado fue la ampliación muy clara de la brecha entre los sectores privilegiados y las ciudades grandes con el resto de la nación.