• San Borja - Municipio de Gral. J. Ballivian

Departamento: Beni — Provincia: General José Ballivián — Sección: Segunda

¿Cómo es el municipio de San Borja?

San Borja es la segunda sección municipal de la provincia Gral. José Ballivián. Su territorio tiene una altura de 200 a 250 msnm con ligeras ondulaciones. El clima es cálido, con una temperatura promedio de 26.2°C y precipitaciones de hasta 830 mm anuales. Ecológicamente corresponde a la clasificación de bosque tropical de transición subtropical, aluvial ribereño y de galería.

San Borja fue fundada por los misioneros jesuitas Francisco de Borja e Ignacio Sotomayor el 10 de octubre de 1693 a orillas del río Maniquí. En San Borja se asentaron las etnias Chimanes seguidas de Mójenos y Mosetenes. En el curso de la historia, el pueblo fue recibiendo inmigrantes de Reyes, San Ignacio de Moxos, Santa Rosa y familias Movimas.

La ciudad de San Borja es una de las principales del Beni. Recibe inmigrantes de La Paz y Oruro que le han conferido el carácter de un centro multicultural con intensa actividad comercial.

San Borja tiene actualmente población indígena Chimane, seguida por Mójenos y Mosetenes, En su territorio está el Distrito Municipal Indígena de Chimanes en el Territorio Indígena del Bosque de Chimanes que cubre 538.590 hectáreas que constituye la Reserva de la Biosfera llamada Estación Biológica del Beni.

Actividades económicas y ventajas del municipio de San Borja

La base de la economía local es la ganadería, con cría de vacunos en grandes haciendas. La producción de leche y cuero ha dado lugar a una industria de transformación de promisorias perspectivas. Los principales cultivos son el arroz, maíz, plátano y yuca. Recientemente, se ha iniciado la explotación de sus recursos forestales, con la presencia de empresas madereras.

San Borja tiene innumerables atractivos turísticos, con sus bosques extensos, sus expresiones culturales en las que se entremezclan la herencia española con las tradiciones de los pueblos amazónicos, su rica flora y fauna que puede apreciarse en la Estación Biológica del Beni, sus ríos y lagunas que completan un paisaje propicio para el turismo de aventura y de investigación.