Fauna de Beni

Mapa Fauna del Departamento de Beni - Mapas de Bolivia

Fauna beniana

El Beni es la tierra de promisión de Bolivia. En el territorio Beniano albergan aproximadamente el 58% de las especies de fauna silvestre que habitan en el país (entre mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces), los que pueden ser aprovechados en diferentes actividades económicas, respetando su capacidad regenerativa. En efecto, con una fauna exquisita dentro de la cual jaguares y pumas se mimetizan con la densa vegetación, los caimanes y las anacondas (la más grande de las serpientes constrictoras del mundo) pueblan los extensos ríos, curiches y lagos, muladas de mosquitos llenan el aire, y una flora que hace que también escuchemos y veamos el canto y la poesía de la naturaleza hecha bella flor en las magníficas orquídeas que lucen sus exóticos colores contrastando con el verde follaje. El bosque huele a hierba luisa y a vainilla, los curiches y lagunas parecen tener orillas de sangre cuando florecen los patojusales, mientras en las quietas aguas nadan las victorias regias y los camalotes, la garza el ave endémica y el martín pescador el pato negro vuelan en giros reflejando sus bellos plumajes en el espejo del agua. Bandadas de loros chillones despiertan a la mañana y despiden al día. Entre el pasto viven serpientes como la cascabel, la víbora de la cruz, la anaconda, la coral, la yarará, la yoperojobobo y también el tatú (parecido al puercoespín), el joche (roedor gigante), los osos hormigueros, la zarigüeya, el ñandú (avestruz americano) y la perdiz. El fiero hábitat es apto para que retocen las antas, para que los venados tengan comida abundante, para que los monos -desde el tití hasta el gran manechi- juguetean en la copa de los enormes árboles. En este territorio agresivo pero sublime, conviven pavas de monte, el pájaro carpintero, la paraba amanilla de cuello azul y los maticos con el tigrecillo, el gato montés, el oso pardo y el taitetú o jabalí americano. En los ríos viven el simpático bufeo o delfín de agua dulce junto con los enormes dorados y surubí, la piraña o palometa de filudos dientes y el apetecido pacú, el atrevido caniru y la tortuga de río.

Al caer la noche, como si se pusieran de acuerdo, millones de insectos y de aves entonan un ángelus salvaje y tierno, todo es agitado; cruzan el aire como saetas vampiros y murciélagos, muchuelos y búhos. Para los nictálopes ojos, la noche es el "día de la selva". Al clarear el día despiertan las abejas, el chuturubi de flecha afilada; el aire hierve con jejenes atrevidos y a su vez se engalanan con eléctricos azules, rojos, amarillos, negros y ocres, bellas manchas de color hechas mariposas que tiñen la policromía del ambiente con sus maravillosos y únicos colores. Se tiene conocimiento, además, de la existencia de más de 100 especies de mamíferos como el pejichi (Prlodontes maximus), el jaguar (Panthera onca), el ciervo de pantano (Odocoileus dichotomus) y especies de primates como el marimono (Áteles paniscus) y el manechi (Alouatta seniculus).

Asimismo, encontramos otros animales como la peta de río (Podocnemis unifilis), el lagarto (Caimán crocodilus), el caimán negro (Melanosuchus niger), piyo (Rhea americana), el mono cuatro ojos (Aotus tripirgartus), el lobito de río (Lutra lingicudis) y el sicurí (Eunectes murinus).

Entre las aves son conocidas 470 especies destacando entre ellas poblaciones importantes de aves en serio estado de amenaza como (Caprimulgus candicans) poco comunes como la harpía (Harpia harpyja) y otras como el pato negro (Cairina moschata) y el ave endémica Turdus haplochrous.

En la Reserva beniana, se lleva a cabo, un importante proyecto de manejo de saurios. Dada su categoría presenta una interesante potencialidad para desarrollar programas de manejo de vida silvestre (troperos, crecidos, lagartos, capiguaras, etc.) Actualmente, el proceso de extinción continúa y se observa una permanente caza indiscriminada y saqueo de mamíferos, aves y peces ornamentales de alto valor comercial, que son ilícitamente trasladados al exterior, burlando leyes y disposiciones vigentes a nivel nacional e internacional, poniendo en peligro de extinción a muchas de estas especies La riqueza del Dpto. Beniano es la diversidad de su fauna, cuya explotación durante los últimos años ha sido intensa. A partir de 1940, se produjo una intensa cacería comercial para la obtención de pieles, cueros y animales vivos. En el período 1979-1984, la cacería comercial afectó seriamente las poblaciones de psitáceos (loros, guacamayos, cotorras), primates, puercos de monte y lagartos.

Especies de la Fauna Beniana. Mamíferos. El jaguar, El puma, El joche, EL. oso hormiguero, La zarigüeya, El venado, El mono, El ti ti, El gran manechi, El tigrecillo, El gato montés, El oso pardo, El taitetú, El pejichi, El Mari mono, El oso de anteojos, El oso bandera, Ei oso hormiguero. El oso perezoso, El mono aullador, la ardilla, El ocelote, La capibara, El mono araña, La urina, etc. Aves. La garza, El Martín pescador, El loro Chillón, El ñandú, La perdis, La pava del monte, El pájaro carpintero, La paraba, El matico, El pato negro, El ave endémica, La arpía, El Guacamayo, La cotorra, El loro común, etc. Reptiles y anfibios. El cascabel, La víbora de la cruz, La coral, La yarará, La yoperojobobo, La pitón, la anaconda, El caimán, El caimán negro, El lagarto, El sapo, La rana, La tortuga de río o peta, etc. Los peses. El bufeo o delfín de agua dulce, El dorado, El suruví, La palometa, El pejerrey, El Pacú, La piraña, El sábalo, El cañiru, etc. Los nictálopes. El vampiro, El murciélago, El búho, etc. Y a de más la variedad de insectos, aves, animales domésticos (Cebú, cerdo, caballo, ganado vacuno, pato, gallina, conejo, etc.) Estas son algunas especies más representativas del Beni.

etiquetas:
Contenidos Relacionados

El departamento de Beni está ubicado al noreste de la República de Bolivia, con una superficie total de 213.654 km2, se constituye como segundo departamento en extensión territorial luego de Santa Cruz. Limita por el norte con el departamento de Pando y la República de Brasil; por el sur, con los departamentos de Cochabamba y Santa Cruz; por el este, con Brasil y Santa Cruz; y por el oeste, con Pando y La Paz. La capital del departamento es la ciudad de Trinidad (236 m.s.n.m.), situada a 14°45'20" de latitud sur y 64°48' de longitud oeste.

Hidrografía del departamento de Beni

La totalidad de los ríos del Beni desembocan en la cuenca del Amazonas, siendo los principales: Mamoré, el mayor río de Bolivia, que nace en la cordillera del departamento de Cochabamba con el nombre de río Rocha; Iténez o Guaporé (hace frontera con la república de Brasil); Beni, que hace frontera con los departamentos de La Paz y Pando. También están los ríos Yata, Ivon, Machupo, Itonama, Baures, San Martín, San Miguel, San Simón, Negro, Sécure, Yacuma, Maniquí, Ibare y Apere. La mayoría de ellos son navegables.

Flora beniana

La llanura Beniana, se encuentra en el oriente de Bolivia, departamento del Beni del cual deriva el nombre, en la cuenca del Amazonas, es una zona muy húmeda con precipitaciones anuales entre los 2.000 y 2.500 mm. La zona presenta una vegetación de bosque húmedo, aunque se aprecia la presencia de áreas de pastos naturales de la llanura, áreas de origen aluvial.