Warisata

"...la escuela de Warisata.  ...se convirtió en mayor experiencia de educación rural indigenal en toda américa latina."

Por: Clemente Mamani Lurata - Alumno de 2do. Curso Normal Warisata

Oh! pueblo de condores estudiantiles
Resplandor del alba filosofal.
Morada de la savia invernal
Trigal de ensueños rurales.

Madre de la educación campesina
Faro encendido en el paraje,
Con destello del saber y paisaje.
Retrato de la fortaleza morena.

Ancestral poncho de vicuña,
extendido en el sendero del aprendizaje.
Tejido con ímpetu y coraje
Excelso brazo de la hazaña.

Clamor de la altura triunfal
difundido en el horizonte de la historia
con mirada de esplendida victoria
Y rampla inquietante del astral.

Vara enclavada en el numen,
Junto a los cuatro vientos de lucero
Eres el primer grito del guerrero,
En crisol y jornada que vence el desdén.

Rostro del amante triunfante,
Con canción del mallcu vencedor
Que levanta en lo alto el vigor
Haciendo vibrar el eco dominante.

Pampa enlozada de ideales
Florido de pensamiento andino
Dejas correr el caudal divino,
Nutriendo alientos y visiones.

----- 0 -----

El Himno a Warisata es Clemente Mamani Lurata, alumno de segundo curso en la Normal Warisata.

El 2 de agosto del año 1931, Avelino Siñani, campesino, y Elizardo Pérez, profesor rural, concluyeron una escuela para los niños de Warisata.  Pocos años después este proyecto se convirtió en mayor experiencia de educación rural indigenal en toda américa latina.

La lucha por conseguir escuelas para sus niños por parte de los pueblos indígenas viene desde la primera mitad del siglo XX, en ese tiempo los líderes y maestros indígenas sufrían persecuciones y amedrentamiento por la creación de escuelas rurales, uno de estos líderes fue Avelino Siñani.

La Patria

Letra: Benjamín Guzmán.
Música: Juan Enrique Jurado.

La Patria es el amor
Es la dicha es el hogar
Es el afecto al altar
Es consuelo en el dolor

Es el más santo cariño
Aquello que más se adora
Por ella el anciano llora
Por ella sonríe el niño

Por ella el pecho suspira
Por ella el alma se inquieta
Por ella tiene el poeta
Tanta dulzura en su lira

A ella van los ojos fijos
En el goce o la tristeza
Por ella la madre reza
Al rezar para sus hijos

La Patria, es el torrente, es el mar
Es arroyo, es laguna
Es nuestro sepulcro y cuna
Nuestra madre y nuestro hogar

La Patria, es la palmera gigante
Es el musgo de la grieta
Es la azulada violeta
Es la azucena fragante

La Patria, es el sol que nos alumbra
El aire que nos refresca
Es la cabaña grotesca
Y el alcanzar que deslumbra

Es el verde y grato suelo
Sembrado de flores bellas
Es ese mundo de estrellas
Que fulguran en el cielo

Es el ruiseñor que canta
Es la paloma que pía
Es el moribundo día
Y el astro que se levanta

La Patria, es la palmera...
La Patria, es el torrente…
La Patria, es el sol que...
La Patria!!!

----- 0 -----

Esta hermosa composición dedicada a nuestra Bolivia, fue adoptada e interpretada por las bandas militares de nuestras fuerzas armadas de nuestra nación para actos cívicos en versión de marcha, quizás por el profundo contenido patriótico que se encuentra en cada línea de su singular letra.  Esta misma versión en marcha es interpretada por las bandas de las distintas unidades educativas de nuestro país en actos de celebraciones cívicas.

Bolivia lleva su nombre en homenaje al Libertador Simón Bolívar, nombre propuesto por el diputado potosino Presbítero Manuel Martín Cruz, en la Asamblea Constituyente del año 1826.  El actual territorio de Bolivia en su evolución histórica, ha sido conocido con los nombres de: Kollao, en la cultura colla-aimara, en el incario como kollasuyo, en la Colonia con el hombre de Charcas, durante la indendencia, Alto Perú para diferenciarlo del Bajo Perú, durante la fundación de la República tuvo el nombre de "República Bolívar" y finalmente, Bolivia que es su nombre en la actualidad.