Canto a la Juventud Boliviana

"...El día del estudiante se decretó durante periodo de gobierno del presidente General Carlos Quintanilla Quiroga..."

Letra: Don Germán Quiroga Galdo
Música: Don Antonio Auza

Afirmarse, afirmarse es nuestro lema,
Escalar la cumbre inmensa;
Superarse la vida nos rodea
A un destino redentor.

De incapaces, traidores y cobardes,
Libertemos a este pueblo;
Que merece por noble y rebelde.
Del Gran Sucre el pendón.

Tras nuestra enseña, es el nuevo amanecer
Vencer en la lucha, canta la juventud;
Vencer, vencer, Bolivia nueva es
Por obra nuestra, fruto de redención.

----- 0 -----

Los autores del canto a la juventud boliviana son: en la letra Don Germán Quiroga Galdo y la música Don Antonio Auza.

La canción está dedicada a los jóvenes estudiantes de nuestro país.  El día del estudiante se decretó durante periodo de gobierno del presidente General Carlos Quintanilla Quiroga, mediante Decreto Ley del 25 de octubre de 1939.  Es la fiesta de la primavera para ellos, un día de alegría y fe en ellos de parte de todos los bolivianos.

La juventud de nuestros estudiantes acompañados por la perseverancia luchará siempre por la verdad, el honor, el progreso y la justicia en nuestro país.

Himno a Educación Rural

"Los que organizaron la educación de indígenas en nuestro país fueron acusados por los terratenientes..."

Letra: Bernabé Ledezma
Música: Antonio Auza

Educación Rural es el grito
forja grandeza espiritual
Pedagogía ejemplar de redención social
estructura de moral.

Bajel de proa con visión de ruta
con firme rumbo indigenal
hombres pilotos que bogan con gran
emoción con trabajo y tesón.

Eras y trojes llenos de mies
huertos y granjas del campo el bienestar
el indio roble que nunca gime
es ser humano de un pueblo grande.

----- 0 -----

El autor de la letra del himno a educación rural es Bernabé Ledezma.

En nuestro país la educación rural tuvo sus comienzos en Warisata con el nombre de Educación Indigenal en año 1931.  Los que organizaron la educación de indígenas en nuestro país fueron acusados por los terratenientes, con el pretexto de que se afectaría los predios de sus haciendas en las áreas rurales.  El ministerio de Educación y Asuntos Indígenas de ese entonces mostro su apatía con la educación indígena al no incrementar los ítems para los maestros del área rural y la poca inversión para construir aulas escolares.