La Khonchana

En Potosí existe una industria vitivinícola muy significativa para el país. En gran escala se destilan aguardientes y se fabrican vinos caseros de excelente calidad. Y si cercano a este departamento se encuentran falcas como la de San Pedro que destila al año cerca a medio millón de litros entre aguardientes y vinos secos, al lado está la Papagayo y más allá Tabeada. Indudablemente existe una industria vitivinícola tradicional en esa área.

El indígena, buen observador de todo lo que le rodea, ha conseguido destilar aguardiente en una diminuta falca de construcción rudimentaria que para la finalidad de su consumo personal o familiar le es suficiente. A su destilador rústico lo denomina en su propia lengua: khonchana, que en quichua quiere decir sobre el caliente.

La khonchana se compone de las siguientes partes: una olla de barro de capacidad para cuatro o cinco litros, en un lado tiene una asa y en el otro un tubo de treinta a cuarenta centímetros, ligeramente inclinado; una tapa bien ajustada a la boca de la olla. Un almudo o pequeño wirqui. Un fogón.
Fabricación. Escogen una porción de uva, la trituran, la mezclan con un poco de agua y la depositan en un cántaro bien tapado y reforzado con barro para que no existan resquicios por dónde entre el aire. Dejan así durante un mes para que fermente. Después trasegan a la khonchana; a esta acción la llaman el cargue. El jugo de uva y el mosto ya fermentado lo exponen a la acción del fuego y lo hacen hervir hasta que se destile completamente. Primero se destila el buen singani (aguardiente de uva), a la que ellos llaman la primera, después la segunda de menor calidad y por último la tercera, aguardiente ordinario. Cuando sale simplemente el agua ha terminado la fabricación del aguardiente.


Este aguardiente es legítimo de uva, solo que tiene un saborcillo ligero a tierra por influencia de los recipientes en que se lo destila, que son tiestos de cerámica doméstica.

Es común que los campesinos de las áreas vitivinícolas obtengan de esta manera la provisión de aguardiente para sus fiestas.

Prov. Nor Chichas
Cantón Toro Palca.
Comunidad o rancherío Visijsi.

Contenidos Relacionados

—Perkha patapi manteca manquita.
Traducción: sobre la pared una ollita de manteca.
(r. C. Pocoata. Prov. Chayanta).

—Larkhata pfinquini Uokhe k'ullu llokheriskha.
Traducción: salta la acequia con un palo debajo del brazo izquierdo.
(r. C. Pocoata. Prov. Chayanta).

—Alkhoypis wallperollaraj.
Traducción: mi perro es todavía cuidador de gallinas.
(r. C. Vitichi. Prov. Nor Chichas).

Nota
Este pasatiempo tan popular en nuestro medio, en las áreas campesinas del departamento de Potosí, la mayoría son en lengua quichua, en razón de que el habitante de dichos lugares prefiere utilizar su lengua madre en muchos aspectos y situaciones. Parece increíble que camino a los quinientos años de imposición de la lengua española, hasta ahora ella no fuera vigente en los grupos nativos bolivianos.

Hasta ahora no hemos elaborado un cancionero boliviano que registre toda nuestra riqueza poética de creación popular. En relación a lo que atesoramos, poco se ha hecho. Se ha recogido alguna coplería perteneciente a determinadas áreas folklóricas pero una obra vertebrada a nivel nacional no tenemos. Una razón más que justifica la publicación de la coplería que pudimos recoger en el departamento de Potosí.

A
AJÍ DE CAMINANTE. (Mina Siglo XX). Vianda preferida por el minero. (Ver cap. Comidas).

ARMADO. (Mina Pailaviri-Potosí). Es el individuo que está sacando de la mina el mineral sustraído, sea en bolsitas o en la forma personal de su ingenio.

ARME. (Mina Pailaviri-Potosí). Es la técnica de ocultar en el cuerpo el mineral que se está robando.

En la toponimia del departamento de Potosí, se observa que la mayoría de los nombres de sitios, lugares, parajes, cerros, minas, etc., si no están en idioma aimará, por lo menos provienen de él o tienen raíz de esta lengua, lo que puede afianzar la teoría de que la expansión del imperio aimará o kolla había pasado los límites de los Charcas.

A

ACACIO. Cantón de Prov. General Bilbao. (Antes perteneció a Prov. Charcas). Del aimará: acaja, aquí está, esto.

La costumbre de apodar es una característica sociológica del pueblo boliviano más adentrada en algunas regiones que en otras. En Potosí es vigente la costumbre y en éste capítulo consignamos los apodos que tienen carácter regional o colectivo:

BARTOLOS, a. de los oriundos del cantón Betanzos, provincia Cornelio Saavedra. El apodo se origina en que festejan con mucho boato y entusiasmo el día de San Bartolomé, patrono del pueblo.

Era una vez una cholita que tenía que casarse con un caballero. Su suegra le ha dicho: cuantos días faltan para el matrimonio. ¿Ya has hecho la chicha? No todavía, traigan maíz, y le habían dado el maíz. La cholita tenía jarritos de plata y en cada jarrito chiquito había puesto cuatro maicitos. Su suegra le ha dicho:

—Esto es hacer chicha. —Si pues.
—Qué es esto, no va alcanzar ni pa el perro, menos para mí.
—Entonces ustedes háganse. Y se había ido acostar y a la media noche se había levantado y se había escapado.