El Sombrero Potosino

La mujer del pueblo de la ciudad de Potosí, y de algunas áreas pequeñas de influencia citadina, usa como parte insustituible de su traje regional, un sombrero de diseño singular que tipifica su figura en la patria boliviana.

De acuerdo a los materiales de que está fabrica-do se divide en dos tipos: sombreros de hilo y sombreros de paño.

El sombrero de hilo
Este sombrero es parecido al que usa la mujer del pueblo de Cochabamba, en la forma y en su fabricación.


La mujer potosina teje el fuste de su sombrero, en crochet e hilo blanco, en punto no muy ajustado, llamado por ellas punto entero, una especie de gorro largo. Dicen "en forma de chulu", nombre quichua del gorro nativo.

El chulu se divide en dos partes: la correspondiente a la copa mide 0,35 cm. y la correspondiente a la falda que mide 0,13 cm.

Esta es la primera fase en la fabricación de un sombrero potosino. El chulu se entrega al artesano sombrerero que es quien le da la forma y el acabado.

El modelado
El sombrerero para dar la forma al sombrero que actualmente luce la mujer de aquella ciudad, por general usa instrumentos de trabajo de fabricación casera o artesanal. Son los siguientes:
Una plancha de fierro en forma de cuchillo de 31-35 cm. de largo, con los bordes motosos.
El majador. Un pedazo de madera con una de sus partes afinadas, que se utiliza para sacar la ceñidura.
El embarquillador. De fabricación casera, que la ha-ce personalmente cada sombrerero. Es un pedazo de fieltro arrollado, de 0,5cm. de grueso, que tiene la forma de un arco.
Tijeras. De fabricación industrial.
Planchas. De fabricación industrial y muchas veces fabricadas por herreros de la ciudad. Son de dos tipos: la una y principal de base gruesa, aproximada-mente 0,3 cm. de altura, que se utiliza para planchar la copa y la falda. Plancha de aspecto sólido. La segunda de base delgada, cuyos bordes son finos, aproximadamente de 0,2 cm. de grosor o altura, que terminan en declive haciendo un borde ligeramente filo y sirve para planchar la dobladura de la copa.

El compás de sombrero. Es el instrumento más bello que tiene el sombrerero. Lo fabrican los mecánicos potosinos, en hierro y con la técnica del forjado. Sirve para diseñar la falda.

A. Dimensión máxima del ala. B. Punta mocha, movible, con la que se mide y diseña el ala. C. Parte curva que se ajusta a la copa para diseñar el ala.

Instrumento insustituible que sin él, el sombre ro no tendría la simetría y belleza que luce.

Platos hondos de cerámica popular, de fabricación doméstica, Recipientes que el sombrerero usa en la preparación del líquido de blanqueo.

Una latita pequeña con agua donde se guarda la brocha para que permanezca húmeda, no se seque y se endurezca el pelo. Un pequeño colero de fabricación doméstica.

Hormas de madera. De un solo diseño y un tamaño estándar. Sirven para moldear la copa. Cuando se quiere elevar la altura de la copa, se utiliza las alzas o alzitas, especie de ruedas que se adjuntan a la horma principal en su base por medio de dos pequeños cilindros (A y B) que para sostenerse a la horma se introduce en los dos orificios de la otra parte (a y b). El número de alzas que se agrega, depende de la al-tura de copa que se quiere obtener.

El volcador, que es de madera y se utiliza en el planchado del ala. Con el se obtiene planchar hacia abajo, con un ligero declive, la parte del ala que corresponde a la cara.

Fierritos. Pedazos de fierro, A, muy pesados, que se los utiliza para asentar el ala y que seque bien recta. Se coloca en el número de cinco alrededor de la copa.

Deslustrador. Especie de escobilla de Cerdas de puerco, amarradas en la parte superior después de haber sido unidas con cola. Tiene la forma de una brocha y es de fabricación casera. Sirve para sacar brillo y pulir la superficie del sombrero terminado.

Fases de la fabricación
1. El fuste tejido a crochet, se lo coloca en la horma.
2. Con un trapito mojado en cola más o menos espesa, se pasa por encima de la copa y la falda.
Para que el fuste no se pegue a la horma, cuidadosamente y repetidas veces se saca y se mete la plancha de fierro en forma de cuchillo, o metiéndolo entre el fuste y la horma se hace girar alrededor de esta.
3. Se saca el fuste de la horma y cuando está bien seco, se pasa la cola por dentro y nuevamente se coloca a la horma.
4. Cuando está seco el fuste, se plancha la parte correspondiente a la copa y se la blanquea hasta la altura de la toquilla con un preparado de tiza y cola. Cuando se seca este preparado el sombrero adquiere dureza.
5. Se plancha la falda que en este momento ya recibe el nombre de ala; se blanquea el anverso con el mismo preparado de tiza y cola. Se espera que seque, luego se repite la operación en el reverso del ala. Y sin esperar que seque bien se embarquilla.
6. Cuando se embarquilla, antes se mide el ala con el compás. Luego se mide la altura que tendrá la copa y se hace el doblado con la plancha delgada. La altura de la copa tiene que estar de acuerdo a la medida del ala.

Tabla de medidas
Ala o falda 0,12 cm. — Copa 0,18 1/2 cm.
" " " 0,13 cm. — " 0,19 cm.
" " " 0,10 cm. — " 0,17 o 0,16 cm.
" " " 0,14 cm. — " 0,20 cm.

7. Se procede al segundo blanqueo con un preparado especial de cola, tiza, óxido de zinc y una pizca de azul-fino. El blanqueo se efectúa con la brocha en toda la superficie, menos en el interior de la copa.

8. Después del blanqueo con el segundo preparado, con un trapito empolvado de azufre pulverizado, se frota por encima del sombrero. El azufre sirve para pulir la superficie. El pulido se obtiene con el deslustrador escobillando con alguna fuerza las superficies cubiertas con polvo de azufre.

9. Se coloca el forro de hule alrededor del interior de la copa. Se cose con hilo. El forro es la cinta interior de ancho de tres centímetros.


A. Vuelta. B. Rosita o Rosa. C. Corbatas.

10. Se coloca la cinta para hermosear la prenda. La cinta es de diferentes colores: blanco, rosado, verde, anaranjado, y de calidades brillantes de tela. El color de la cinta avisa si la persona está de duelo, entonces es de color negro y de terciopelo o charme. La cinta del sombrero de una mujer que se matrimonia necesariamente tiene que ser de color blanco.

Otros datos.
De acuerdo al planchado del ala el sombrero puede ser recto o media luna. Recto cuando el ala no tiene ninguna curva; y media luna, cuando el ala tiene una ligera caída en la parte de la cara.

Apodo
El apodo de los artesanos dedicados a la fabricación de sombreros de hilo, es lluttacus, que en idioma quichua dice: el que embarra. El apodo del sombrero es quitasol.

Período de fabricación
En una semana se fabrican de siete a ocho sombreros. Se cobra por el trabajo de cada uno $b. 35.— equivalente DI. usa. 1,75.

Informante: Don Antonio Villa Chavarría, sombrerero de oficio, cuyo padre, don Andrés Avelino Villa también fue som¬brerero y maestro de su hijo, Potosí, 21 de Septiembre de 1975.

El sombrero de paño
Otra variedad del sombrero femenino, típico de Potosí, es el de fieltro, o de paño como se denomina allí. De forma similar al blanco, la diferencia consiste en la calidad del material que se usa.

Es un sombrero más de acuerdo con el clima, el paisaje y aún el ambiente potosino. La figura de la mujer que se toca con tal prenda, es de discreción y modestia.

El informante don Ignacio Monzón, hombre cordial y comunicativo ocupa de taller una tienda en la plaza 25 de mayo. El nombre de su negocio es "Sombrería Copacabana".

Instrumentos de trabajo
Hormas de madera. Comenzando desde el número 1 hasta el número 4. Cada diez centímetros hacen un número de la medida de la circunferencia craneal.

Alzas. Que sirven para elevar la copa.

Hormillón. Instrumento fabricado de madera y fierro, que se utiliza para ensanchar la entrada de la copa de acuerdo a la circunferencia de la cabeza del dueño del sombrero. Para que esté justo a la cabeza. El hormillon es graduable, ensancha desde el número tres hasta el cuatro y medio. Hay dos tipos de hormillón: de adultos y de niños.

Volcador. Instrumento de madera, de construcción artesanal, que sirve para planchar el ala al estilo media luna.

Tablerón. De madera, tablero portátil, que se utiliza en el planchado. Las medidas del tablerón es de 0,56 cm. por 0,46 cm. Tiene la forma de un rectángulo.

Batea, de latón, que siempre está llena de agua y sir-ve para mojar el trapo de planchar.

A. Dimensión máxima del ala. B. Cuchilla para cortar el ala. C. Curva que se ajusta a la copa paira diseñar el ala.

Compás de fierro. Para cortar el ala utilizan un compás igual al que tienen los sombrereros de sombreros de hilo, con la diferencia que en vez del puntero para diseñar el tamaño del ala, este tiene una especie de lesna o cuchillo que sirve para cortar al mismo tiempo que diseña.

Embarquillador. De paño, especie de latiguillo curvo.

Aumentos y cuñitas. Pedazos de paño que se agregan a la horma para dar forma al círculo del sombrero de acuerdo al de la cabeza.

"Muchas veces hay cabezas ovaladas, redondas, dice el sombrerero, para eso nos sirven".

Regla, De fierro para medir las alas y la copa.
Tijeras. De tamaño regular.
Anafe. Para calentar las planchas.
Planchas. De fierro.

Partes del sombrero

A. Doblado o hundido. B. Capa. C. Vuelta o toquilla. D. Ala. F. Ribete.

Adornos del sombrero
Toquilla. En donde radica el embellecimiento del sombrero,. Es la cinta que adorna a la prenda en la parte inferior y por fuera.
Rosón cruzado. En forma de corbatín.
Tableado. Que muchas veces se adorna con hilos cruzados en x o tres botoncitos en sentido vertical.
La toquilla tiene que ser de acuerdo al color del sombrero.

Colores del sombrero: La mujer potosina, prefiere el azul, negro, avellano, plomo, verde, café. Son los colores tradicionales de esta prenda. Los mismos fustes, que se fabrican en la Fábrica de Sombreros Charcas, de la ciudad de Sucre, no se atreven a innovar el color.
Tamaños o dimensiones.
En el sombrero de fieltro de la potosina se observan dos tamaños tradicionales: el grande, que también lo conocen como el verdadero sombrero potosino, la altura de la copa mide 0,18 cm. y el anchi, del ala 0,12 cm.; el mediano, sombrero conceptuado moderno mide la copa 15 1/2 cm. la copa y 10 1/2 cm. el ala.
Otros datos
Al día y en ocho horas de labor, planchan dando forma a cuatro sombreros. Se cobra de $b. 40.— a 50.— ($us. a equivalente a 2 y 2,50) por cada uno.

Sombrereros famosos
Del más antiguo sombrerero que se acuerdan los del mismo oficio es de don Inocencio Tapia Cruz, apodado el tumina (quichua: el veinte centavos), porque en él era tradicional cobrar veinte centavos por planchar un sombrero.

Otros sombrereros famosos son o fueron Andrés Avelino Villa, Albino Villa, Pedro Jaliri, Marcelino Torres, Antonio Villa Chavarría.

Potosí, 23 de septiembre de 1975.

Contenidos Relacionados

—Perkha patapi manteca manquita.
Traducción: sobre la pared una ollita de manteca.
(r. C. Pocoata. Prov. Chayanta).

—Larkhata pfinquini Uokhe k'ullu llokheriskha.
Traducción: salta la acequia con un palo debajo del brazo izquierdo.
(r. C. Pocoata. Prov. Chayanta).

—Alkhoypis wallperollaraj.
Traducción: mi perro es todavía cuidador de gallinas.
(r. C. Vitichi. Prov. Nor Chichas).

Nota
Este pasatiempo tan popular en nuestro medio, en las áreas campesinas del departamento de Potosí, la mayoría son en lengua quichua, en razón de que el habitante de dichos lugares prefiere utilizar su lengua madre en muchos aspectos y situaciones. Parece increíble que camino a los quinientos años de imposición de la lengua española, hasta ahora ella no fuera vigente en los grupos nativos bolivianos.

Hasta ahora no hemos elaborado un cancionero boliviano que registre toda nuestra riqueza poética de creación popular. En relación a lo que atesoramos, poco se ha hecho. Se ha recogido alguna coplería perteneciente a determinadas áreas folklóricas pero una obra vertebrada a nivel nacional no tenemos. Una razón más que justifica la publicación de la coplería que pudimos recoger en el departamento de Potosí.

A
AJÍ DE CAMINANTE. (Mina Siglo XX). Vianda preferida por el minero. (Ver cap. Comidas).

ARMADO. (Mina Pailaviri-Potosí). Es el individuo que está sacando de la mina el mineral sustraído, sea en bolsitas o en la forma personal de su ingenio.

ARME. (Mina Pailaviri-Potosí). Es la técnica de ocultar en el cuerpo el mineral que se está robando.

En la toponimia del departamento de Potosí, se observa que la mayoría de los nombres de sitios, lugares, parajes, cerros, minas, etc., si no están en idioma aimará, por lo menos provienen de él o tienen raíz de esta lengua, lo que puede afianzar la teoría de que la expansión del imperio aimará o kolla había pasado los límites de los Charcas.

A

ACACIO. Cantón de Prov. General Bilbao. (Antes perteneció a Prov. Charcas). Del aimará: acaja, aquí está, esto.

La costumbre de apodar es una característica sociológica del pueblo boliviano más adentrada en algunas regiones que en otras. En Potosí es vigente la costumbre y en éste capítulo consignamos los apodos que tienen carácter regional o colectivo:

BARTOLOS, a. de los oriundos del cantón Betanzos, provincia Cornelio Saavedra. El apodo se origina en que festejan con mucho boato y entusiasmo el día de San Bartolomé, patrono del pueblo.

Era una vez una cholita que tenía que casarse con un caballero. Su suegra le ha dicho: cuantos días faltan para el matrimonio. ¿Ya has hecho la chicha? No todavía, traigan maíz, y le habían dado el maíz. La cholita tenía jarritos de plata y en cada jarrito chiquito había puesto cuatro maicitos. Su suegra le ha dicho:

—Esto es hacer chicha. —Si pues.
—Qué es esto, no va alcanzar ni pa el perro, menos para mí.
—Entonces ustedes háganse. Y se había ido acostar y a la media noche se había levantado y se había escapado.